Sarampión a Guatemala ¡Otra vez! : Caso Importado desde Alemania

Sarampión a Guatemala ¡Otra vez! : Caso Importado desde Alemania
Nancy Viriginia Sandoval Paiz, MD, MIEPT
Máster Internacional en Enfermedades Parasitarias Tropicales
MSc. Enfermedades Infecciosas

Fue en Río Hondo, Zacapa para Septiembre del 2017 cuando en el curso Regional de Actualización de Virus Emergentes de la Asociación Médica de Zacapa, la Unidad de Atención Integral de VIH y Enfermedades Crónicas Transmisibles “Dr. Carlos Rodolfo Mejía Villatoro”, del Hospital Roosevelt y la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas -AGEI-  se discutió la posibilidad de reaparición de casos de sarampión en Guatemala como caso importado pese a que desde 1998 no se documentaban casos dada las bajas coberturas a nivel nacional (último reporte documentado en la OMS para el 2016 es de 86.52% con esquema de una dosis pero únicamente  65.2% con esquema completo) ante aparición de casos de sarampión a nivel mundial.

Considerando la globalización, movilización de las personas a otros continentes donde grupos antivacunas han permeado y en ausencia de vacunación, lo hacía  posible. Sarampión debía ser parte del diagnóstico diferencial de enfermedades que se presentan con reacción exantemáitca , así como de otros virus emeregentes y reemergentes ya que sabemos que causa importante morbilidad, mortalidad y discapacidad en países en desarrollo como el nuestro.

Es importante recordar que no hay tratamiento específico para el sarampión, y la mayoría de los pacientes se recuperan en 2 o 3 semanas. Puede causar complicaciones graves, tales como ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía, sobre todo en niños malnutridos y pacientes inmunodeprimidos.

En el escenario global, el 4 de mayo del 2017, la OPS y OMS emitieron una alerta epidemiológica ante el incremento de casos de sarampión en Europa y otras regiones del mundo. La European Center for Disease Prevention and Control –ECDC-  en su más reciente actualización de epidemia de sarampión en Unión Europea  reportaba casos desde enero 2017: -Rumania 8274 -Italia 4885 -Grecia 968 -Alemania 919 -Francia 77 -UK 62 -Suecia 26 . Destacando que la mayoría no estaban vacunados o tenían esquema incompleto. Con un número de fallecidos desde 2016 a la fecha de: 49.

El 18 de enero de 2018, se detecta un caso sospecho de Sarampión proveniente de Alemania, en un establecimiento de salud privado de la ciudad capital, emitiéndo el MSPAS la alerta epidemiológica a nivel  nacional por sarampión , en el marco de acuerdo Gubernativo. Posteriormente se confirma el caso y nos enfrentamos ante un brote dado que estamos en proceso de eliminación de la enfermedad y por lo tanto un solo caso se toma como tal, para fines de control.

El virus del sarampión pertenece al género Morbillivirus de la familia Paramyxoviridae. Antigénicamente es estable, no hay indicios de que los antígenos víricos hayan cambiado significativamente con el transcurso del tiempo. El análisis secuencial de los genes víricos ha demostrado que existen linajes diferenciados o genotipos del virus del sarampión salvaje. Cuando se tiene en cuenta la información epidemiológica, la detección de un genotipo vírico específico puede indicar el origen de un brote. El genotipo del virus aislado durante la epidemia de 2001 y 2002 en Venezuela era muy parecido a un virus aislado en los casos importados a Australia desde Indonesia en 1999. Es importante recordar que la vacunación protege contra todos los genotipos salvajes. El virus del sarampión es sensible a la luz ultravioleta, el calor y el secado.

Según OPS en 1995 el sarampión causó aproximadamente 7% de los 11,6 millones de defunciones estimadas en niños de 0 a 4 años de edad en los países en desarrollo. En 2002, de las 614 000 defunciones estimadas en relación con el sarampión, 312 000 (51%) y 196 000 (32%) ocurrieron en África y Asia Sudoriental, respectivamente.

En los países en desarrollo con una baja cobertura de la vacunación, las epidemias suelen producirse cada dos a tres años y generalmente duran entre dos y tres meses, aunque su duración varía según el tamaño de la población, su nivel de hacinamiento y su estado inmunitario, lo cual hace relevante mejorar las coberturas de vacunación sobre todo en la búsqueda de esquemas completos pues si no reciben la vacunación, prácticamente todos los niños contraen el sarampión antes de los 10 años de edad.         Las epidemias son más prolongadas en los lugares donde las familias son más numerosas y  número de contactos familiares es elevado. Cabe destacar que en embarazo puede provocar aborto, mortalidad del feto, partos prematuros, otras complicaciones como laringitis, neuropatía y encefalitis. El bebé de una mujer que acaba de dar a luz y cursa con sarampión puede presentar sarampión congénito en los diez días siguientes al nacimiento.

La introducción de la vacuna antisarampión en las Américas en 1960 permitió una marcada disminución en el número de casos notificados. Entre enero de 2000 y agosto de 2004, se confirmaron 5078 casos de sarampión en las Américas. La mayoría de los casos corresponden a las epidemias del año 2000 en la isla La Española (1752 o 30% de los casos) y de 2001 y 2002 en Venezuela y Colombia (2654 o 52% de los casos). En 2003 y 2004, se notificaron aproximadamente 100 casos cada año. La mayoría de ellos estaban relacionados directa o indirectamente con importaciones del virus del sarampión desde otras regiones del mundo.

En el periodo comprendido entre octubre de 2016 y septiembre de 2017, los países de la Región Europea notificaron 15.941 casos confirmados de sarampión; el 86% (13712) de estos casos fueron notificados en 2017. La mayor incidencia se registró en Rumania, Italia  y Tayikistán. En 2017, ocurrieron 20 defunciones por sarampión, 10 de las cuales se registraron en Rumania. En 2017, el 56% (7.725) de los casos de sarampión de la Región Europea fueron confirmados por resultados de laboratorio (serología, detección de virus o aislamiento) y los restantes por nexo epidemiológico o por clínica. Países de otros continentes con casos (China, Etiopía, India, Indonesia, República Democrática Popular Lao, Mongolia, las Filipinas, Nigeria, Sri Lanka, Sudan, Tailandia, y Vietnam, entre otros) también notificaron brotes de sarampión entre 2016 y 2017.

Entre la semana epidemiológica (SE) 1 y la SE 46 de 2017, se notificaron 600 casos de sarampión confirmados por laboratorio en cuatro países de la Región de las Américas: Argentina (3 casos), Canadá (46 casos), Estados Unidos de América (120 casos) y la República Bolivariana de Venezuela (4313). El 36% de los casos que se notificaron en Argentina, Canadá y Estados Unidos de América son niños entre 1 y 4 años de edad; y el 60% de los casos no tenía antecedente de vacunación contra el sarampión y la rubeola.

En Venezuela, entre la SE 36 y SE 47 de 2017, se identificaron 773 casos sospechosos de sarampión, de los cuales 431 fueron confirmados (por laboratorio o por nexo epidemiológico), 188 fueron descartados y 154 permanecen en investigación; no se registraron defunciones. La mayoría de los casos proceden del estado Bolívar. En el estado Anzoátegui se identificaron dos casos confirmados, ambos con nexo epidemiológico con el estado Bolívar. La vigilancia epidemiológica no ha identificado casos sospechosos en otras entidades federales que estén relacionados con este brote.

La Región de las Américas fue la primera en ser declarada por un Comité Internacional de Expertos (CIE) (1,2) como libre de los virus de la rubéola en 2015 y del sarampión en 2016.

La principal medida para evitar la introducción y diseminación del virus del sarampión es la vacunación de la población susceptible, junto con un sistema de vigilancia de alta calidad y suficientemente sensible para detectar oportunamente todo caso sospechoso de sarampión o rubéola.

Características de Virus de Sarampión

 Transmisión  Reservorio  Incubación  Trasmisibilidad  Inmunidad
El virus se transmite principalmente por medio de gotitas expulsadas del aparto respiratorio.

Contagiosidad es muy alta 

Único huésped natural del virus es el hombre Aprox. 10-12 días desde exposición hasta inicio de fiebre y clínica.

Entre 14 días  desde exposición hasta aparición de exantema.

 

Se puede trasmitir desde 4 días antes de aparición de exantema hasta 4 días después.

La vacuna puede ocasionar excreción respitarorio del virus atenuado.

Nunca se ha demostrado trasnmisión de persona a persona.

Puede permanecer viable durante 34 horas a temperatura ambiente.

Se cree que la inmunidad tras infección es sólida  dura toda la vida.

La vacuna antisarampión confiere protección durante al menos 20 años.

Vacunación contra Sarampión

Vacunas dispobibles Indicaciones Mujeres Personal de Salud
Constituidas por virus vivos atenuados obtenidos en células de embrión de pollo.

Inducen anticuerpos con duración de 20 años o más

Si no se documenta antecedente de vacunación en infancia, los adultos deben recibir la vacuna SPR: Adolescentes y adultos: Las personas nacidas en 1957 y después pueden no ser inmunes y deben recibir dos dosis en total salvo contraindicación o haber padecido sarampión.

Si recibieron vacunación pero esquema  incompleto, debe recibir una dosis más.

Personas sin vacunación previa : dos dosis (con intervalo mínimo de treinta días)

Importante que tengan vacunación completa previo al embrazo.

NO puede administrarse vacuna durante gestación.

Debe documentar enfermedad previa o haber recibido dos dosis de SPR.

De lo contrario se administrará una o dos dosis.

Fuente: Manual de Vacunación API. 2017

Bibliografía

  1. Guía Práctica . Eliminación del Sarampión . Organización Panamericana de la Salud.  Segunda Edición.
  2. Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud. Actualización Epidemiológica, Sarampión. 1 de diciembre de 2017, Washington, D.C.       OPS/OMS. 2017
  3. Eduardo Savio et al. Vacunaciones de los Adultos. Manual Práctico API 2017.
  4. Mandell, Douglas y Bennett.. Enfermedades infecciosas. Principios y práctica. Octava       Edición.
  5. https://ecdc.europa.eu/en/home
  6. https://www.cdc.gov

 


			

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *