Las Enfermedades y Mozart

Dra. Johanna Meléndez
Médico Internista- Infectóloga

tumba-mozart

Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, más conocido como Wolfgang Amadeus Mozart, nació el 27 de enero de 1756 en Salzburgo, y fallece el 5 de diciembre de 1791 en Viena.

Vivió tan sólo 36 años, pero logró grandes obras durante ese tiempo.  A la edad de tres años, aprendió a tocar el piano al ver a su padre enseñarle a su hermana Maria Anna (Nannerl), y el padre al darse cuenta del prodigio musical que tenía en casa, decidió enseñarle también.  A la edad de cinco años desarrolla su primera composición y a los seis años ya tocaba en conciertos públicos por algunos lugares de Europa, juntamente con su hermana.

Debido a estas giras que realizaban con su padre y su hermana, estuvieron expuestos a un sinfín de enfermedades, dentro de las que se describen resfriados, eritema nodoso, infecciones estreptocócicas, fiebre reumática, fiebre tifoidea, viruela, hepatitis A, gastroenteritis, etc., evidenciando una vida acompañada siempre de morbilidades, debido a las condiciones de la época, a la dureza de los viajes y a la constante exposición de diversos microorganismos por distintas ciudades.

En 1765 Mozart inició con fiebre, delirios, exantema, bradicardia relativa, etc. y un año después inicia con artritis e incapacidad funcional, siendo diagnosticado de un ataque agudo de fiebre reumática.  Además de eso, en 1771 inicia con ictericia y dolor abdominal agudo.

Existen una gran cantidad de anécdotas alrededor de este genio.  Una de ellas es su viaje a Roma en 1769, cuando Mozart escucha el Miserere de Gregorio Allegri, un Miércoles Santo, cuando estaba en la Capilla Sixtina.  Esta interpretación se hacía en presencia del Papa y a la luz de trece velas (Jesús y los doce apóstoles), y las luces se iban apagando una por una, mientras se escuchaba el Miserere.  Esta obra era prohibida transcribirla o tocarla fuera del Vaticano, bajo pena de excomunión.  Mozart, al regresar al alojamiento, transcribió de memoria toda la obra, y regresa una semana después, para hacer algunas correcciones menores.  La obra es publicada en Londres, y al enterarse de este “robo” el Papa Clemente XIV manda a llamar al joven prodigio, no para excomulgarlo, sino para entregarle la orden de la “Espuela de Oro”.

El 4 de agosto contrae nupcias con Constanza Weber, engendrando 6 hijos, de los cuales sólo dos sobrevivieron:   Karl Thomas y Franz Xaver.

Mozart fue influenciado por la música de Johann Sebastian Bach y George Frederic Handel, por lo que algunas de sus composiciones tienen un toque “barroco”, como algunos pasajes de “La Flauta Mágica” y el final de su sinfonía No. 41.  Desarrolló además una amistad muy estrecha con Joseph Haydn, para quien escribió 6 cuartetos.

Mozart perteneció también a la francmasonería, de donde se dice, también tomó algunas ideas o símbolos para su música, principalmente se habla de “La Flauta Mágica”.

Para la coronación de Leopoldo II en Praga, se le encomienda una obra, por lo que escribe “La Clemencia de Tito”, la cual no fue muy bien recibida por el público.  Se dice que al momento que Constanza y Mozart subían al carruaje para partir a Praga, se acercó un enigmático personaje vestido de negro, encargando el famoso “Réquiem”.

Al regresar a Viena, se dispone a trabajar en el encargo del “Réquiem”, tornándose depresivo y poco animoso, construyendo la idea que estaba escribiendo su propio Réquiem…  Constanza y su médico le alejan de las partituras por un tiempo, lo que logra una mejora parcial, pero luego recae

Los datos clínicos a los que se hacen referencia en sus últimos días incluyen inflamación articular, fiebre (hay reportes de colocación de compresas frías en su “ardiente cabeza”), delirio.  Se hace mención además que el genio fue sometido a varios procedimientos de flebotomías, pudiendo causar alteraciones hemodinámicas asociadas.  Existen varios diagnósticos que se ha manejado a lo largo de la historia como causas de su muerte, incluyendo fiebre reumática o insuficiencia renal.

Se ha mencionado por muchos años la posibilidad que su muerte haya sido por envenenamiento, esto llevado a cabo de la mano del compositor italiano Antonio Salieri.  Si bien es cierto, Mozart y Salieri tenían cierta rivalidad, derivada de la genialidad de ambos, de llevar a cabo su profesión en las mismas esferas, y de mantenerse cerca el uno del otro, también es cierto que se admiraban mutuamente, y, si bien es cierto, la rivalidad sí existía, es poco probable que haya llegado al extremo del “envenenamiento” por parte del italiano hacia el alemán.  Incluso, trabajaron juntos en la cantata para voz y piano llamada “Per la recuperate salute di Ophelia”.  Salieri incluso acompañó la escasa comitiva que acompañó el cuerpo de Mozart hacia su última morada, y Constanze decidió que sus dos hijos tuvieran como maestro al mismísimo Salieri.

Para el 20 de noviembre de 1791 ya no hubo recuperación.  Inicia con edema de miembros inferiores, dolor intenso en las articulaciones y vómitos.  Moriría el 5 de diciembre de ese año.  Se atribuye al Conde Wallsegg el encargo del Réquiem, por mediación de Franz Anton Leitgeb, y la razón se debe a su deseo de atribuirse la autoría del Réquiem, como memoria para su esposa.

Fue enterrado el 6 de diciembre, acompañado por doce personas únicamente, y sin la presencia de su esposa.  Probablemente la escasez de personas en la comitiva y la inhumación en una fosa común se deban más a situaciones legales de la época, pues José II había regulado que no era necesario una procesión en cada enterramiento, ni acompañamiento del cura, y que todos debían ser enterrados en fosas comunes.  Debido a esto y a la falta de seguimiento de la tumba por parte de su esposa, la última morada real del compositor se desconoce.  En el cementerio de San Marx, se situó un sitio con un ángel y una columna, donde “probablemente” descansen los restos del gran compositor.

Constanza, para saldar todas las deudas dejadas por su esposo, vendió muchas de sus obras, por lo que, algunas de sus obras, permanecerán por siempre en el anonimato.

El catálogo Köchel, es desarrollado por el alemán Ludwing van Köchel en 1862, para enumerar y ordenar las obras de Mozart.  En la primera edición existen obras de autores atribuidas de forma errónea a Mozart, y omite algunas obras del compositor, debido a que aún no se habían descubierto.  En 1936 se retoma el catálogo y se hacen algunas variaciones.  Este catálogo incluye más de 600 composiciones.

tumba-mozart

BIBLIOGRAFÍA

  1. Las enfermedades Infecciosas y la Música.  Manuel Gomis Gavillán y Beatriz Sánchez Artola.  Bristol-Myers, S.A.
  1. http://www.biography.com/people/wolfgang-mozart-9417115
  1. http://www.annparrwriter.com/blog-1/2014/2/1/happy-birthday-mozart
  1. El ABC de la Ópera. Todo lo que hay que saber. Eckhardt van den Hoogen.  Ediciones Santillana de Ediciones Generales, S.A. de C. V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *