Estrógenos y Efectos Cardiovasculares “La Hipótesis del Tiempo”

Dr. Juan Pablo Moreira Díaz
Médico Internista y Endocrinólogo
Miembro Comité Editorial Revista Medicina Interna

La historia de los estrógenos y su efecto sobre protección cardiovascular sirve muy bien como ejemplo de los cambios incesantes y de la evolución de los conocimientos en la medicina.  En los años 80 se consideró que podrían proteger de manera definitiva  a las mujeres a los que se les indicaban (1); luego, los estudios aleatorizados diseñados para demostrar dicho efecto protector, no lograron dar sustento a tal asociación.  De hecho, la combinación de estrógenos/progestágenos resultaron en un inesperado aumento del riesgo coronario (2).  El estudio de la Iniciativa de Salud de las Mujeres (WHI, por sus siglas en inglés), considerado uno de los más importantes en la evaluación de los efectos de la terapia de reemplazo hormonal, demostró en su análisis inicial, que la terapia combinada estrógeno/progestágeno se asoció a un aumento del riesgo de enfermedad coronaria y cerebrovascular, y que la terapia estrogénica sola se asoció a un aumento del riesgo de enfermedad cerebrovascular y a ninguna reducción de eventos coronarios. (3,4,5)

Sin embargo, existen análisis posthoc que sugieren que el tiempo de inicio de la terapia de reemplazo hormonal puede ser importante en los efectos protectores o no de la misma.  En este sentido, se ha publicado recientemente en la revista New England Journal of Medicine (6), el estudio ELITE, en el cual se evalúa si el inicio temprano (< 6 años desde la menopausia) comparado contra el tardío ( > 10 años) se asocia o no a un efecto protector cardiovascular.  Se aleatorizaron 643 mujeres postmenopáusicas a recibir reemplazo con 17Bestradiol (mas gel de progesterona micronizada vaginal en mujeres con útero) versus placebo, durante una media de 5 años.  El objetivo primario fue determinar la progresión de la aterosclerosis,  por medio de ultrasonido para evaluar el grosor de la íntima-media de la arteria carótida.  El estudio demostró de manera significativa una reducción en la progresión del grosor del intima-media de la carótida en el grupo de mujeres que recibió estrógenos comparado contra placebo.  Si bien estos datos sugieren que el tiempo en el que se inicia la terapia de reemplazo hormonal puede determinar el efecto de dicho abordaje, los beneficios clínicos aún deberán ser considerados, debido a que el estudio evaluó solamente parámetros de beneficio indirecto.  La ocurrencia de infarto agudo del miocardio y de eventos cerebrovasculares no depende solamente del grosor de la íntima-media de la carótida.  Es decir, le estudio ELITE da soporte a la mencionada “Hipótesis del tiempo”, pero no  a cambiar las recomendaciones de las organizaciones profesionales que no sugieren administrar terapia de reemplazo hormonal en búsqueda de protección cardiovascular.  De momento, es preferible continuar con precaución.  Hasta una próxima oportunidad.

BIBLIOGRAFIA
Prev Med 1991; 20: 47-63
JAMA 1998; 280: 605-13
JAMA 2002; 288: 321-33
N Engl J Med 2003, 349: 523-34
JAMA 2004; 291: 1701-12
N Engl J Med 2016; 374:1221-31
http://www.saludnaturalnoticias.com/images/3-Tipos-de-Estrogenos.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *