Control De Infecciones, Parte Integral De La Seguridad Del Paciente.

Dr. Carlos Mejia Villatoro
Jefe de Departamento de Medicina interna y Clínica de Enfermedades Infecciosas  Hospital Roosevelt.

Los servicios de Salud Públicos y Privados en Guatemala, al igual que en el resto del mundo, enfrentan un reto formidable para brindar atención de calidad, con bajos riesgos para el paciente, en un mundo que cada vez quiere invertir menos en la cobertura de los servicios de salud, limitando a los profesionales médicos y de la salud, a dar servicios en condiciones cada vez más precarias, con una población creciente, que abarrota los servicios en busca de espacios de atención cada vez más limitados.

Los centros hospitalarios de salud del Ministerio de Salud Pública  y Asistencia Social y del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, presentan serios problemas de hacinamiento en las áreas de encamamiento en emergencia y encamamiento general, con una respuesta limitada en los espacios de cuidado crítico, que presentan un problema de desabastecimiento intermitente de insumos y medicamentos, infraestructura dañada con poco o ningún mantenimiento, personal escaso para el cuidado de los enfermos más dependientes para sus actividades diarias.   En esas condiciones hacen su aparición brotes epidémicos, que para ser evitados o limitados, requieren de estándares mínimos de control de infecciones y seguridad del paciente.

La seguridad del paciente es el concepto más amplio que considera a la prevención de caídas y de formación de ulceras de decúbito, prevención de errores en medicación, prevención de infecciones asociadas a servicios de salud (antes nosocomiales), uso seguro de las transfusiones de sangre y la práctica de la cirugía segura como partes integrales de programas que en otros países son parte del estándar de atención.  En Hospital Roosevelt, en el Departamento de Medicina interna de Hospital Roosevelt, iniciamos un programa de Seguridad del paciente que nos ha permitido disminuir riesgos de bacteriemias asociadas a catéteres, pero no las infecciones no asociadas a bacteriemia, disminuir la formación de ulceras y las caídas de pacientes por la mitad después de 18 meses de trabajo continuo en prevención.

Situaciones como las actuales en que se detectan bortes epidémicos en Hospital Nacional de Infectología pediátrica por la bacteria Serratia marcesens, probablemente relacionada con lotes de soluciones intravenosas contaminadas u otra fuente que deberá ser determinada o los casos del Hospital Nacional de Cuilapa, relacionados con la contaminación del agua, nos ponen en alerta que el país debe afrontar estos riesgos de manera integral, no punitiva, pues la multi-causalidad de estos brotes, requiere no acciones legales, sino un abordaje serio para generar estándares de pais en campos como: Esterilización, Uso de antisépticos, Control regular de la calidad del agua, Higiene de manos acorde a cada situación (para colocación de catéteres, previo a procedimientos quirúrgicos), basados en la forma de transmisión de los gérmenes, Uso controlado y protocolizado de antibióticos, en donde equipos multidisciplinarios formados por médicos clínicos de Medicina interna, Pediatría, Cirugía, Ortopedia y Gineco-obstetricia, con infectólogos, enfermeras, farmacéuticos y profesionales de control de infecciones realicen las tareas que a cada uno deben ser asignadas.

Es importante asi mismo educar al público, de que las infecciones asociadas a servicios de salud se pueden limitar pero no eliminar, pues hay factores de riesgo no modificables como: extremos de la vida (ser menor de 1 año o mayor de 65), padecer Diabetes mellitus, pacientes con Sida avanzado, Cáncer y quimioterapia, solo para mencionar algunos, que limitan la respuesta inmune del paciente y que lo hacen presa de infecciones que en otras condiciones se presentarían menos.  En otros países como Estados Unidos, Europa y la misma América Latina, se presentan brotes por razones similares, desarrollan investigaciones y abordajes para resolver los problemas y no se pierden en los conflictos de buscar un o varios culpables, pues lo que se busca es establecer las medidas para controlar el problema.  El almacenamiento de medicamentos, soluciones intravenosas, insumos de laboratorio, etc, requiere de la generación de espacios de almacenaje adecuados, con los estándares de las Buenas prácticas de almacenaje, que incluyen espacios estandarizados, control de temperatura, uso de estanterías y plataformas adecuadas para el almacenaje de productos que permitan su conservación hasta el momento de su uso.

Un programa de país con personas a cargo que realmente conozcan del tema y no que pretender ser autoridad por nombramiento, aunque carezcan de conocimientos y experiencia.  No podemos tratar de aplicar la rectoría de papel con órdenes no fundamentadas en el conocimiento y la factibilidad, que significa invertir para prevenir. La prevención es un concepto que ocurre no solo a nivel comunitario y rural, se da en todos los niveles, pero para situaciones acordes a las complicaciones que se pueden generar en los mismos.  Necesitamos más personas con conocimientos al frente y menos personas sin conocimientos y medidas erráticas.  El primer paso para combatir la corrupción es no aceptar responsabilidades para las que no estamos preparados, aceptando que necesitamos trabajar en equipo y que debemos dar espacio a las nuevas generaciones para que las acciones se sostengan a largo plazo.  Medidas de castigo, a personal que no cuenta con lineamientos claros o procedimientos standard, no puede seguir siendo nuestra forma de actuar.  Debemos cambiar esta cultura también en salud, pero sin voces necias que solo buscan tener privilegios. Si existen estándares internacionales, tratar de organizarnos para que sean efectivos en todo el país, tanto en los servicios públicos como privados.   La tarea es enorme, pero hay que empezar, para disminuir los riesgos de mas crisis que nos han llevado a emergencias como las que actualmente nos ocupan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *