Comunicado Asociacion Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas por Enfermedades Virales Emergentes

logo-grande

LA ASOCIACIÓN GUATEMALTECA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Ante la opinión pública manifiesta su profunda preocupación por la pobre respuesta del Ministerio de Salud ante la emergente epidemia ocasionada por el virus Zika, extendido por todo el continente americano, pues el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) ha restado importancia a la magnitud de la epidemia en nuestro país, la cual inició en el segundo semestre del 2015.

Durante el presente año hemos venido documentando las graves complicaciones que esta enfermedad provoca y el número de personas que la contraen es cada vez mayor, hasta un 30 % de la población en algunos departamentos, habiéndose documentado casos de malformaciones congénitas como la microcefalia asociada al Zika, la que acarrea serias consecuencias a las familias afectadas, y síndrome de Guillain Barré, enfermedad neurológica que puede tener consecuencias mortales para los pacientes afectados.  Para su diagnóstico oportuno y el tratamiento de las complicaciones, el Zika consume recursos elevados, los cuales se destinan a pruebas especiales de diagnóstico molecular, a estudios de imágenes (ultrasonido) en la embarazada que ha adquirido la infección, y a medicamentos de alto costo (inmunoglobulinas, plasmaferesis, etc), ventilación mecánica y tratamiento de complicaciones adicionales en los pacientes con síndrome de Guillain Barré.  Lamentablemente estos recursos no están disponibles, lo cual es muy preocupante.

Más preocupante es que la epidemia avanza, y que el número de niños con microcefalia aumenta y el MSPAS aún no ha adquirido el compromiso de publicar y difundir recomendaciones responsables para evitar la transmisión de madre a hijo, la transmisión sexual y por transfusiones, como tampoco ha actuado clara y contundentemente en el control/erradicación del vector transmisor, no solo del Zika, sino también del Dengue y Chikungunya, el mosquito Aedes.

De nuevo, lamentamos que esta respuesta tan pausada del MSPAS nos recuerda experiencias pasadas con ocasión de la epidemia del SIDA y del Dengue hemorrágico (Dengue grave), cuando la reacción de las autoridades de salud fue tardía.

En la actualidad la vigilancia epidemiológica para el Zika y otras enfermedades es muy pasiva y depende de un sistema anticuado y obsoleto de reporte de casos en boletas complejas, las cuales deben ser trasladadas a las oficinas de Epidemiología.  Esta práctica dista de una epidemiología renovada y actualizada que deja de ejercitar sus funciones en un escritorio para trasladarse a los servicios de salud en las comunidades, y que colabora con los clínicos para enfrentar las enfermedades y sus complicaciones. 

Por lo anterior demandamos del gobierno y sus autoridades de salud:

  • Una respuesta pronta y coordinada, que permita facilitar el reporte de casos y que reconozca la presencia del Zika en nuestro país y que es una enfermedad que puede provocar las complicaciones anteriormente mencionadas.  Consideramos que para plantear soluciones lo primero es no negar o minimizar la magnitud de una tragedia, la cual ha sido comparada con “la tragedia de la Talidomida” ocurrida a mediados del siglo pasado y que fuera responsable de malformaciones congénitas.
  • Implementar y/o reactivar los programas de control de vectores para reducir la incidencia del Zika y otras enfermedades transmitidas por vectores (Dengue, Chikungunya, Paludismo, Ricketsisosis, Leishamaniasis, etc) presentes en Guatemala.

Ciudad de Guatemala, 10 de septiembre de 2,016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *