¿PUEDO USAR METFORMINA EN EL EMBARAZO? ¿ES SEGURO?

Dr. Juan Pablo Moreira Díaz
Médico Endocrinólogo
Hospital Roosevelt

20130722-Un-nuevo-marco-legal-para-la-farmacovigilancia

Desde estudiante de medicina aprendí de los maestros que cuando se requiere indicar un medicamento, por inocuo que parezca, se deben sospesar muy bien los posibles riesgos y beneficios del mismo, y solamente si estos últimos lo justifican, se debe proceder a recetarlo, procurando ser lo mas explícito posible con el paciente y sus acompañantes, con el objetivo de lograr su adecuada utilización.  Esto aplica para todos los pacientes y todos los medicamentos, y se vuelve particularmente relevante en el contexto del embarazo, periodo durante el cual no es una, sino dos, las personas sobre las que deben tenerse presentes estas consideraciones.  Ahora bien, ¿Que pasa cuando es necesario utilizar metformina durante el embarazo? ¿Está contraindicada o es posible indicarla con el suficiente nivel de seguridad para la paciente y su hijo? ¿Que pasa si mi intención es utilizarla en una paciente obesa y embarazada, pero sin diabetes mellitus?  Pues para responder a esa interrogante se ha realizado un estudio en el Reino Unido, publicado en la Revista New England Journal of Medicine (1).  En el mismo se plantea la necesidad de buscar nuevos métodos de reducir los resultados adversos de la obesidad en el embarazo, ante la falta de evidencia suficiente de que la sola modificación del estilo de vida y la dieta logren beneficios definitivos.  La metformina se ha utilizado de manera amplia en el contexto de diabetes mellitus gestacional (2) y no se ha demostrado que aumente de manera significativa la incidencia de defectos del nacimiento (3).  En el estudio que nos atañe, se utilizó metformina (3 gramos/dia) contra placebo para pacientes sin diabetes y con un índice de masa corporal de mas de 35 m2/kg, asignando al azar a cada grupo (225 pacientes en cada uno).  A pesar de que no se encontró diferencia en el objetivo principal, que era lograr una reducción en la mediana del peso corporal al nacer de los niños, sí se demostró una reducción en el riesgo de preeclampsia (3% contra 11% en cada grupo), así como una menor ganancia de peso de la madre (4.6 kg contra 6.3 kg).  Tampoco se demostraron diferencias en las incidencias de diabetes gestacional, niños grandes para edad gestacional ni de eventos adversos neonatales, a pesar de que, como era de esperarse, la incidencia de efectos secundarios gastrointestinales fue mayor en el grupo de metformina.  ¿Qué información podemos rescatar de estos resultados? Lo primero es que SÍ SE PUEDE utilizar metformina durante el embarazo, con la suficiente seguridad y confianza de no ejercer un efecto negativo sobre el desarrollo del niño.   Lo segundo, que aunque no se haya logrado el objetivo principal de reducción del peso al nacer, podemos esperar beneficios en reducción de otros riesgos, como el de preeclampsia.  Y por último, pero no menos importante, que la metformina ha sido, es y seguirá siendo un pilar fundamental del tratamiento de trastornos que tienen como denominador común la resistencia a la insulina.  Como dijo alguien alguna vez, “En el saturado cielo de los medicamentos para la diabetes, la metformina es la estrella mas brillante”.  Saludos estimados colegas.  Hasta pronto.

BIBLIOGRAFÍA

  1. N Eng J Med 2016; 374;5: 434-33.
  2. Int J Obes (Lond) 2010; 34:420-8.
  3. Obstet Gynecol 2013; 121:213-7.

One thought on “¿PUEDO USAR METFORMINA EN EL EMBARAZO? ¿ES SEGURO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *