Cambiar la Soda Regular por la Dietetica ¿Recomendable o No?

Dr. Juan Pablo Moreira Díaz
médico internista y endocrinólogo, miembro comité editorial de la Revista de Medicina Interna de Guatemala

bebidas-light

¿Cuántas veces nos han preguntado si es mejor tomar bebidas dietéticas que las regulares?  Podría resultar tentador cambiar una opción por otra, particularmente cuando es necesario reducir la ingesta calórica en un paciente diabético por ejemplo. Sin embargo esta idea no es del todo correcta.  Pero… ¿Por qué?  Resulta que, en primer lugar, la mayor parte de la evidencia disponible ha demostrado una asociación positiva entre la ingesta de bebidas de dieta y y ganancia de peso en los que las consumen.  Parece ser que el cerebro reacciona igual a los edulcorantes artificiales que al azúcar regular.  La ingesta consuetudinaria de los mismos puede resultar en un deseo incrementado de consumir alimentos con alto contenido calórico, como las famosas “chucherías”, colocando al individuo en un riesgo mayor tanto de ganancia de peso como de consumir alimentos bajos en nutrientes.

Se ha determinado que es mas probable que las personas con sobrepeso que se cambian a sodas de dieta consuman mas calorías que las que siguen tomando soda regular. Es mas, aquellos que ingieren soda de dieta suelen presentar un indice de masa corporal mas alto que sus contrapartes que toman bebidas azucaradas.  Incluso, hay datos que sugieren que en la medida que se eleva el consumo de bebidas de dieta, aumenta el peso promedio de todo un país.

Por otra parte, las bebidas dietéticas podrían causar una especie de “confusión de la insulina”, debido a que el cerebro asocia lo “dulce” con calorías.  De hecho, fisiológicamente este tipo de reacción es algo bueno, ya que conlleva a la liberación de insulina a medida que la glucosa llega a las células, donde es utilizada como fuente de energía.  En el pasado se asumía que este proceso no podría ocurrir al consumir edulcorantes artificiales debido a la ausencia de calorías.  Sin embargo, se ha demostrado que la ingesta de sustancias como la sucralosa incrementa tanto la insulina como la glucosa.  Claro que se necesitan mas datos de investigación, pero la significancia de estos hallazgos podría estar relacionada con el hecho de que las alzas en la insulina sérica se asocian a desarrollo de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.

Por último, la soda de dieta cambia la reacción del cerebro a la “dulzura”.  En un estudio que comparó la reacción de estudiantes que tomaban bebidas azucaradas contra los que ingerían bebidas de dieta, se demostró que ambos grupos activaban áreas de recompensa similares en los estudios de Resonancia Magnética.  Pero no termina allí, también se encontró que los que tomaban mayor cantidad de sodas de dieta también reaccionaron de manera distinta en áreas de recompensa “dulce-sensibles” del cerebro.  Es decir, se indujeron cambios estructurales en estas personas.

Romper un hábito no es nunca fácil, pero lo recomendable debe ser NO CONSUMIR ninguno de estos tipos de bebidas, de una buena vez y para siempre. Lograrlo puede tener profundos efectos tanto en el  peso como en la salud. Como médicos debemos SIEMPRE recordar que la educación es la base del cambio, pero también es necesario que estemos convencidos de ello.  Saludos colegas.

Basado en un comentario de Kristine Kirkpatrick, de Cleveland Clinic, disponible en https://health.clevelandclinic.org/2014/10/3-reasons-you-should-kick-your-diet-soda-habit/?utm_campaign=cc+tweets&utm_medium=social&utm_source=twitter&utm_content=041216+diet+soda+kick+habit&dynid=twitter-_-cc+tweets-_-social-_-social-_-041216+diet+soda+kick+habit

imagen tomada de: http://www.guioteca.com/vida-sana/estudio-derriba-el-mito-bebidas-light-contribuyen-al-incremento-de-grasa-abdominal/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *