La Guerra Contra el Error Diagnóstico esta en Marcha

Dr. Carlos Mejía Villatoro.
Jefe de Departamento de Medicina interna
Hospital Roosevelt

La enseñanza de la Medicina clínica es una tarea compleja, que busca generar en las personas en entrenamiento, una serie de competencias que le permitan hacer un abordaje clínico adecuado a pacientes con patologías diversas.  El Instituto Nacional de Medicina como brazo de las Ciencias Médicas de la Academia Nacional de Ciencias de la Salud de Estados Unidos, ha generado en 2015, un documento denominado: Improving diagnosis in clinical care ( from the Committee on Diagnostic Error in Health Care), en donde se expone que uno de cada cinco pacientes es diagnosticado erróneamente por diversas razones, mas frecuentemente en los servicios de emergencia que en otros niveles, hecho que sucede tanto a nivel de servicios públicos, de seguros como privados, por lo que se considera que debe ser motivo de acciones educativas tanto a nivel de estudiantes de medicina de pregrado, como de postgrados y de programas de educación médica regulares para los profesionales ya entrenados.  Este hecho sin embargo puede en nuestro país representar retos aun mayores, pues se debe enfrentar diferentes tipos de barreras tanto institucionales por la disponibilidad irregular de recursos, como a nivel privado, por las limitaciones que pueden ocasionar las aseguradoras al limitar el uso oportuno de los métodos diagnosticos asi como la autorización de procedimientos necesarios para la resolución de los problemas de salud pública.

Este movimiento nació a inicios del siglo XXI, con una publicación de To Err Is Human: Building a Safer Health System, del Instituto Nacional de Salud, nos mostraba ya que los errores en administración de medicamentos, no adherencia a las medidas de prevención de infecciones asociadas a los servicios de salud (IASS), administración correcta de los hemoderivados, desarrollo de Ulceras por presión (UPP) y la prevención de caídas en las instituciones de salud, asi como los programas que dieron a este movimiento y estrategias de Seguridad del Paciente: Clean Care is Safer Care (Originado con Dr. Didier Pitet del Hospital General de Ginebra y respaldado por OMS) y Cirugía Segura, desde mayo del 2005, nos permiten generar programas que permitan trabajar de manera sistemática y disciplinada, para la prevención de los eventos adversos no deseados en los pacientes que ingresan a los hospitales.

La estrategia de Mejorar el Diagnóstico, nos permitirá reducir morbilidad y mortalidad relacionada con la perpetuación de errores de omisión o acción que pueden tener consecuencias serias para los pacientes, particularmente por historias clínicas realizadas de manera incompleta o realizar procedimientos innecesarios, por no considerar los antecedentes de enfermedad del paciente o exceso de prescripciones innecesarias de medicamentos, en donde los antimicrobianos prescritos para enfermedades virales, uso de inhibidores H2 o de bomba para todo dolor abdominal sin tomar en cuenta la razón del mismo y el uso de  AINEs por períodos prolongados podrían encabezar la lista

El Instituto Nacional de Medicina y su comité específico de Error Diagnóstico en Servicios de Salud, recomienda los siguientes pasos para implementar un programa dirigido a mejorar la calidad del diagnóstico clínico, para lo cual deben realizarse estudios basales de la prevalencia de los mismos, y asi poder medir posterior medir el impacto de las intervenciones generadas, a través de un Programa de Seguridad del Paciente, que es un estándar de calidad de nuestro trabajo:

  1. Promover y Facilitar el trabajo en Equipo.
  2. Mejorar las estrategias de Educación de los profesionales de la Salud, con énfasis en el proceso y los procedimientos diagnósticos.
  3. Asegurar el acceso a las tecnologías adecuadas para el proceso diagnóstico, enfatizando su uso correcto y racional.
  4. Realizar actividades para discutir errores diagnósticos y la manera de prevenirlos.
  5. Establecer un sistema de trabajo estandarizado en las patologías mas comunes.
  6. Desarrollar reportes locales.
  7. Contar con recursos para generar el ambiente de prevención y disminución de los riesgos.
  8. Contar con recursos económicos o humanos para el Programa educacional.

Nuevos abordajes ya están en marcha. En el país existen algunos esfuerzos para mejorar la Seguridad del Paciente, pero se requiere de una política de país que asegure que podemos mejorar nuestras capacidades de manera sistemática  y ordenada.

La educación clínica deberá considerar mejorar en estos aspectos, particularmente en generar la capacidad de análisis clínico en diferentes escenarios, que permitan a los clínicos llegar rápidamente al diagnóstico correcto, previniendo el error diagnóstico, para el bienestar de los pacientes.

Lecturas recomendadas:

  1. To Err Is Human: Building a Safer Health System. Institute of Medicine, National Academy of Sciences, 2001, USA.
  2. Improving diagnosis in clinical care. Institute of Medicine, National Academy of Sciences, 2015, USA.
  3. Programa de Seguridad del Paciente. Departamento de Medicina interna, Hospital Roosevelt, 2014. Guatemala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *