Utilidad de las ASO, FR y PCR en el diagnóstico de las Cardiopatías

Dr. Ismael Guzmán Melgar
Cardiologo
Coordinador Posgrado Cardiología

No resulta infrecuente que consulten pacientes evaluados previamente por otros médicos a quienes se les sospecha alguna cardiopatía y como parte de la evaluación realizada previamente invariablemente llevan resultados de Factor Reumatoideo (FR), Antiestreptolisinas (ASO) y proteína C Reactiva (PCR), los 3 resultados completamente faltos de utilidad para el diagnóstico de cardiopatía, ninguno de ellos de forma aislada, ni en conjunto realizan, ni apoyan el diagnóstico de ninguna patología cardiaca.  He realizado el ejercicio mental de analizar la  utilidad de los mismos y definitivamente no la encuentro.

¿cuál sería la razón para que alguien desee realizar algún diagnóstico con dichas pruebas? Asumo que en algún momento histórico de la práctica médica, la realización de estas pruebas resultó de utilidad para aclarar el diagnóstico diferencial entre Fiebre Reumática y Artritis Reumatoide, sin embargo para los clínicos este diagnóstico diferencial resultaría un tanto fácil de dilucidar, ya que estas son enfermedades, que tienen una presentación clínica diferente (no afectan a las mismas extremidades, así cómo tampoco en la misma forma, los signos y  síntomas acompañantes son del todo diferentes) además que los grupos etarios son completamente diferentes; de forma que con un apropiado interrogatorio y exploración física (historia clínica apropiada) el diagnóstico diferencial quedaría bastante claro.

Fiebre Reumática es un diagnóstico históricamente temido, el cuál se puede realizar de la misma forma elaborando una escrupulosa historia clínica; la elevación de las ASO, de forma aislada, no tiene absolutamente ninguna utilidad para las decisiones diagnósticas o terapéuticas en ningún caso, la elevación aislada de ASO, sin el complemento de los hallazgos clínicos y/o confirmación de carditis; resulta ser un hallazgo extremadamente inútil para el futuro del paciente.

La medición de FR en el contexto de las cardiopatías, que es como inicie este aporte,  no representa ninguna utilidad para apoyar ningún diagnóstico diferencial; por lo que me limitaré a dedicar estos dos renglones a la descripción del mismo.

La historia de la medición de PCR tiene “un antes y un después”, donde el “después” es relativamente reciente; voy a empezar diciendo que su medición aislada en forma de “tamizaje” no es recomendable, es un marcador demasiado  inespecífico, ya que es bien conocido qué múltiples situaciones (como gripe común, Artritis Reumatoide, Lupus, Infecciones profundas, Fiebre, etc. pueden elevar sus títulos).  El “antes” es la medición de valores >5mg/dL el cual fue el valor mínimo que podía medir la prueba, esta prueba en la actualidad es realizada por los laboratorios cuando solicitamos simplemente medición de PCR, cuando deseamos que nos reporten medición de PCR ultrasensible debemos solicitarlo de esa forma; lo que nos lleva al “después” de la PCR, ya es bien sabido en estos días que la medición de PCR ultrasensible puede ser de utilidad para estratificar de riesgo a un grupo selecto de pacientes con enfermedad cardiovascular, mas NO es de utilidad para el diagnóstico de la patología cardiovascular.

En resumen, la mejor forma de determinar la presencia de Cardiopatía en un enfermo es una apropiada historia clínica, un acucioso examen físico y el apoyo de los exámenes de gabinete orientados por lo anterior.  No existe una prueba de laboratorio y/o gabinete que de forma aislada realice el diagnóstico de una Cardiopatia.

Imagen tomada de:
https://es.123rf.com/photo_11520223_tubos-de-ensayo-de-vectores.html”>https://es.123rf.com/photo_11520223_tubos-de-ensayo-de-vectores.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *