Día Mundial contra la Hepatitis: Prevenir la hepatitis, ¡actuar ya!

El 28 de julio de 2015, Día Mundial contra la Hepatitis, la OMS y sus asociados instarán a los formuladores de políticas, los trabajadores sanitarios y el público en general a que actúen ya para prevenir las infecciones y las muertes provocadas por el virus de la hepatitis.

 Las hepatitis virales —un grupo de enfermedades infecciosas que comprende las hepatitis A, B, C, D y E— afectan a cientos de millones de personas del mundo entero, pues provocan hepatopatías agudas y crónicas y causan la muerte de cerca de 1,5 millones de personas cada año (sobre todo las hepatitis B y C). Esas infecciones se pueden prevenir, pero la mayoría de las personas no sabe cómo.
En mayo de 2014, los delegados de 194 gobiernos adoptaron durante la Asamblea Mundial de la Salud una resolución destinada a promover la acción mundial para prevenir, diagnosticar y tratar la hepatitis viral.

Con ocasión del Día Mundial contra la Hepatitis se celebrarán eventos dedicados a la prevención de la hepatitis B y la hepatitis C en todo el mundo.

La fecha para la conmemoración del Día Mundial de la Hepatitis se eligió en honor del Profesor Baruch Samuel Blumberg, Premio Nobel, nacido un 28 de julio, que descubrió el virus de la hepatitis B y desarrolló la primera vacuna contra él.

Organización Panamericana de la Salud 

El por qué de la Bata Blanca

Dra. Johanna Melendez
Medico Internista – Infectologa

Cuando pensamos en elegir medicina como la carrera que desarrollaremos toda la vida, se nos vienen a la mente muchas imágenes. Largos y limpios pasillos de hospital; el olor a limpio o a la combinación de medicamentos y noches de desvelo o trabajo. Y hay un punto que a todos los que optamos por esta hermosa carrera nos llena de emoción: el momento en el que podremos portar la bata blanca. Desde el momento que la compramos en la universidad quisimos usarla, portándola con orgullo en los pasillos de la facultad fuera de los laboratorios, en la casa, y algunos incluso, en la vía pública.

Y ¿qué es lo que tiene de mágico el uso de esta prenda?, ¿por qué nos ilusiona tanto el poder usarla y entrar por medio de ella en el mundo de la medicina?.   Pues bien, veremos algunos aspectos históricos de esta prenda icónica de los médicos, y su interpretación a nivel social.

En el antiguo Egipto, los estudiantes de medicina eran purificados antes de empezar sus estudios, se les vestía de blanco y se les proveía de una alimentación especial.

Sin embargo, los inicios de la bata blanca pueden iniciar en el contexto del quirófano. Al iniciarse el concepto de cirugía aséptica, se inició la práctica del uso de batas blancas por parte de los médicos y enfermeras que entrasen en contacto con el paciente. Estas batas cumplían una doble función: proteger al paciente de ser contaminado por el médico, y proteger al médico durante el procedimiento. Solían ser de manga corta y de apertura trasera.

A medida que la medicina avanzó, y empezó a ser más detallada en los hallazgos científicos (muchos de ellos nacieron en los laboratorios de los médicos), la bata era utilizada en los laboratorios (aunque no era en ese entonces de color blanco, sino de color negro), y así la bata pasó a ser un símbolo de ciencia y seriedad, de solución de problemas de salud. Haciendo entender a la práctica médica como una práctica científica. El devenir de la descripción del microorganismo causante de un proceso mórbido en un individuo o en toda una población, y sobre todo, el estructurar y conocer la solución a dicho proceso, les generó a los médicos que utilizaban la bata del laboratorio la visión cultural de preparación y capacidad de manejo de individuos o epidemias. Esto le confirió también un estatus de autoridad en la comunidad.

A partir de las mejoras en las cirugías asépticas y el manejo de las infecciones, la mortalidad disminuyó considerablemente en los hospitales, antes construidos para confluir pacientes sólo para morir, convirtiéndose entonces en sitios donde se podían salvar vidas. Esto permitió un giro en el uso de vestimentas hospitalarias, cambiando el color negro de los hábitos de las enfermeras de entonces, por un color blanco, que mostraba nueva vida en los hospitales de antaño. Y el blanco empezó a ser distintivo de las personas dedicadas a la salud, específicamente de los médicos, pues otros trabajadores de salud continuaron con indumentarias de diversos colores, pero los médicos, enfermeras y estudiantes cambiaron al blanco, como símbolo de vida, pues es el opuesto al negro, al luto, a la tristeza y al dolor.

El significado del blanco puede describirse desde limpieza (íntimamente relacionada con la medicina desde tiempos antiguos), oposición a la muerte , pureza (que podría entenderse de cuerpo, de mente y de corazón), bondad, seguridad, justicia, intimidad (pues el paciente debe “desnudarse” ante el médico tanto física como emocionalmente) e incluso de poder sobrehumano (entendido en el contexto de la época, pues los santos, la bondad, Dios mismo es siempre representado de color blanco).

Con el pasar de los años la relación médico paciente ha cambiado. Existe aún el respeto, pero ya no se le ve al médico como una autoridad total, como un personaje incapaz de equivocarse o como un ser superior a los otros. Somos parte de la sociedad, y eso ha cambiado la perspectiva hacia la profesión. Deberemos esperar si esto implica también el inicio del fin de la bata blanca.

BIBLIOGRAFÍA

Contenido simbólico de la bata blanca de los médicos. Juan Miguel Tristán Fernández, Fernando Luis Santiago. Gazeta de Antropología, 2007, 23, artículo 16.

La bata blanca: símbolo, simbolismo y simbología médica, y breve anecdotario histórico. Gregory Alfonso García Morán. Rev Med Sanitas 15(2):38-44, 2012.

¿QUÉ ANTIDIABÉTICO ES MEJOR…?

Dr. Juan Pablo Moreira Díaz
Médico Internista y Endocrinólogo
Jefe Unidad Endocrinología Hospital Roosevelt

Recientemente he tenido la oportunidad de participar en un Coloquio Latinoamericano sobre Metabolismo. El mismo giraba alrededor de las diferentes opciones de medicamentos antidiabéticos, y los diferentes escenarios que podrían presentarse en la práctica clínica cotidiana en el manejo de los pacientes con Diabetes Mellitus, como por ejemplo, el caso de los pacientes con Diabetes Mellitus tipo 1, el paciente anciano con Diabetes Mellitus, el paciente con falla renal, el que padece hígado graso no alcohólico, etc.

Todos los expositores eran personas muy preparadas y a su vez expertos en cada uno de los temas presentados.

Pero me llamó la atención algo. En dos ocasiones se puso a “debate” si una clase de medicamento antidiabético es mejor que el otro para el tratamiento de los pacientes, e incluso alguno de los profesores invitados (de habla no hispana) sugería que podrían ser iniciados como tratamientos de primera línea, desplazando de esa manera a la Metformina en el manejo inicial de la Diabetes Mellitus tipo 2. ¿Qué? Pensé.

Todos presentaban sus puntos de vista y los defendían con relativa vehemencia, pero la sensación (y de hecho, la más importante conclusión) luego de dichos debates era que la preferencia de un grupo sobre otro es algo que “DEPENDE”, como alguien dijo alguna vez.

Pero, ¿depende de qué? Pues depende de “A quién se está tratando”. Este es un punto que en TODAS las guías y consensos para el abordaje de los pacientes con Diabetes Mellitus se deja muy claro desde un principio: “La selección del tratamiento debe individualizarse y contextualizarse para cada caso particular”. 1,2,3

Es decir, no hay una “receta de cocina” para todos los pacientes que garantice el éxito instantáneo en el manejo de los pacientes, ni existe una “fórmula mágica” que se adapte automáticamente a las características individuales de cada uno de los mismos y que a su vez, no represente algún reto para su utilización. Dicha terapia NO EXISTE, y realmente dudo que algún día pueda estar disponible. Talvez con intervenciones que modifiquen la expresión genética (cómo he mencionado en comentarios previos en este blog). La verdad, sólo el futuro lo dirá.

El otro punto que reflexionar es: ¿cómo puede ponerse a debate y pretender comparar medicamentos distintos, con diferentes mecanismos de acción, perfiles de eficacia y seguridad, con efectos secundarios y adversos, y también costos distintos? Simplemente no se puede. Sería como querer comparar “peras con manzanas”. Ambas son frutas… Sí. Ambas son sabrosas… Sí. Ambas son alimentos… Sí. ¡Pero son distintas!

Pues lo mismo pasa con los medicamentos antidiabéticos. Es más, existen alrededor de 180 compuestos (en uso o en investigación) para Diabetes Mellitus, y de estos, mas de 130 son específicamente para Diabetes Mellitus tipo 2.
Entonces, ¿qué escoger? De nuevo, la respuesta es “Depende”. Precisamente es alrededor de la decisión de qué medicamento recomendar que gira la adecuada evolución de los pacientes. Pero, ¿qué debe guiar dicha decisión?. He aquí los elementos fundamentales:

• El paciente y su contexto multifactorial
• El médico y su contexto de conocimiento y experiencia
• El ambiente en el que ambos se desenvuelven

Al final de cuentas, ¿para qué debatir el que un grupo sea o no superior? ¿por qué no aprovechar las ventajas de cada uno, buscando minimizar las desventajas de cada otro?

¿Depende o no depende? ¿Usted qué opina?

1. Diabetes Care 2015;38(Suppl. 1): S1–S94
2. Endocr Pract. 2015;21: In Press. DOI: 10.4158/EP15693.CS
3.http://www.alad-latinoamerica.org/phocadownload/guias%20alad.pdf

Intoxicación etilica aguda en emergencia

Yennifer María Flores Elías, Susan Michelle Paniagua Roldán, Oscar Giovanni Sandoval Robles, Ana Gabriela Hernandez, Estudiantes de 4to. Año de Medicina, Universidad de San Carlos de Guatemala, Jorge Maximiliano Laynez Chay, Jefe de Servicio Hospital Roosevelt.

La Intoxicación Etlica Aguda (IEA) es un síndrome clínico producido por el consumo de bebidas alcohólicas de forma brusca y en cantidad superior a la tolerancia individual de la persona. Dependiendo de la cantidad ingerida de alcohol y de la tolerancia, el curso puede oscilar desde leve desinhibición hasta coma y muerte.12   Rodríguez Martos traduce la definición que Keller hace en el Dictionary of Words about Alcohol (DWA) sobre la IEA como: “estado de embriaguez derivado de los efectos del etanol sobre el organismo que pueden revestir distintos grados de gravedad”. Se considera el trastorno mental orgánico más común inducido por alcohol y la intoxicación aguda más frecuente en nuestro medio.17

La intoxicación etílica es un grave problema social, económico y de salud pública en todo el mundo. 1La Organización Mundial de la Salud estima que en el orbe cerca de 2 mil millones de personas consumen bebidas alcohólicas. De éstas, más de 76 millones son dependientes del alcohol. El abuso y dependencia del alcohol causan cerca de 2 millones de muertes (3.2% del total de muertes) anuales a nivel internacional. 8 En EE.UU. se calcula que más de 100,000 muertes anuales se producen por problemas relacionados con el alcohol, mientras que en España es responsable de alrededor de 12,000 fallecimientos al año. 2 En Buenos Aires, Argentina se entrevistaron pacientes durante las 24 horas de 4 días y se obtuvieron muestras para prueba de alcoholemia en el 84%. El 37% presentaba consumo de riesgo (hombres 50% y mujeres 23%) y el 29% tenía síntomas de dependencia (hombres 48% y mujeres 11%).3 En un estudio realizado en Castillo y León se analizaron 4,429 urgencias relacionadas con el consumo de alcohol. Los episodios en varones supusieron el 59.5% y en el grupo de 18-30 años el 68.1%. Se registraron 3,424 casos en fin de semana y 1,005 entre semana, manteniéndose la distribución en ambos sexos. El fin de semana aumentaron más los casos en los <18 años (85.3%) que en los de 18-30 años (73.6%).4,9 En Colombia, el alcohol es la sustancia psicoactiva de mayor uso en todas las edades y en todas las zonas geográficas, con el agravante de ser una sustancia aceptada y permitida social y legalmente. Existen varias clasificaciones del paciente alcohólico. 10

Guatemala ocupa el puesto número cinco en América Latina en el consumo de alcohol y de acuerdo con un estudio realizado por la OMS, el guatemalteco bebedor ingiere en promedio 17.7 litros de alcohol al año.5 En varios hospitales de Guatemala se describen la severidad de trauma asociado a sospecha de alcoholismo agudo.6, 7

Según la asociación americana de psiquiatría la sintomatología más usual del paciente alcohólicamente intoxicado son disartria, pérdida de la coordinación, así como del equilibrio, movimientos involuntarios de los ojos, disminución de la atención y pérdida de la conciencia.15 Estos individuos también pueden presentar vómitos, náuseas, vértigo, cefalea y en los casos severos puede inducir al coma.

En la intoxicación etílica aguda el riesgo de sufrir trauma craneoencefálico y hematoma subdural es más del doble y está aumentado el de convulsiones, intentos autolíticos e intoxicaciones combinadas. 16

Durante la intoxicación etílica de alcohol o pocos minutos tras la ingesta de alcohol los pacientes que acuden a la emergencia de hospitales pueden presentar algunos de los siguientes síntomas: lenguaje farfullante, incoordinación, marcha inestable, nistagmo, deterioro de la atención o de la memoria, estupor o coma. No obstante, según la gravedad y la concentración de niveles de etanol en sangre podemos identificar signos y síntomas que un paciente presenta. 14 17 La dosis letal en sangre en adultos es de 5-8g/L mientras en niños se considera 3g/L.17

Las pruebas que se utilizan en pacientes que acuden a la emergencia del hospital por IEA incluirán alcoholemia, analítica general de sangre, perfil hepático y renal. Transferrina deficiente en carbohidratos, gasometría arterial e iones Na, K y Mg. Determinación de metabolitos de otras drogas psicoactivas en orina.16

Como terapia en pacientes con depresión del estado mental se utiliza el conocido coctel de coma, que incluye dextrosa, naloxona, tiamina y oxígeno.11Las benzodiazepinas son el tratamiento de primera línea para las crisis relacionadas con la abstinencia de alcohol.14 Los medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento de la dependencia del alcohol son el disulfiram, acamprosato y dos formas de naltrexona (inyectable y oral).17

Actualmente, en Guatemala no se encuentran estudios relacionados sobre el manejo en la emergencia del etilismo agudo, debido al alto consumo que hay en nuestra población y la cantidad de urgencias que acuden día a día a nuestros hospitales, tendría relevancia realizar un estudio sobre las características de los pacientes que consultan, ya que en base a esto se podrían tomar medidas preventivas y así disminuir las consecuencias del etilismo agudo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Velasco, A.   Atención por Intoxicación Etílica en un Servicio de Emergencia Médica Prehospitalario en Madrid. Emergencias. Vol. 10, Número 6, Madrid, España. 1993.
  1. Lokkhart S, McLoughlin P. Detecting alcohol consumption as a cause of emergency general medical admissions. Jounarl of The Royal Society of Medicine. 1986. Vol. 79; 133-136
  1. Izquierdo M. Intoxicación alcoholic. Unidad de Alcoholismo. Hospital Psiquiátrico. Plasencia, Cáceres. Adicciones 2002; Vol 14 (Supl 1): 175-193
  1. Alderete,E, Bianchini P. Consumo de Alcohol en la Consulta de una Sala de Emergencia. 2008; Vol. 68; 31-36. Buenos Aires.
  1. Sánchez A, Redondo S. Episodios de urgencia hospitalaria relacionados con el consumo de alcohol en personas de entre 10 y 30 años de edad en castilla y león durante el período 2003-2010. Revista Española de Salud Pública 2012; 86: 409-417. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/rlae/v18nspe/a18v18nspe.pdf
  1. López L. Severidad de trauma en pacientes con sospecha de ingesta aguda de alcohol, Tesis Universidad San Carlos de Guatemala, 2011.
  1. Scheel L, Barillas H. Identificación de los desórdenes del uso de alcohol en estudiantes universitarios, Revista de La Facultad de Medicina Universidad Francisco Marroquin, Volumen 1 Segunda Época No. 12. enero – junio 2011. Disponible en: http://medicina.ufm.edu/images/4/4f/Enero_-_Junio_2011.pdf
  1. Gonzalez C, Contreras G. “Alcoholismo” xalapa-enriquez veracruz 2006.
  1. Téllez J, Menéndez M. “Alcoholetilico: Un toxico de alyo riesgo para la salud humana socialmente aceptado”; rev.fac.med.unal vol54 no.1 Mar.2006
  1. Bolet M, Socarrás M. “El alcoholismo, consecuencias y prevención” Revista Cubana de investigaciones Biomedicas.
  1. Beryl N. Ethilic Intoxication. Revista Chilena de Pediatría. Volumen 26 No. 7 Santiago. Julio 1995
  1. Téllez J, Cote M. Ethyl alcohol: high risk toxin for human healt socially accepted. Volumen 54 No. 1 Revista de la Facultad de Medicina Bogotá Marzo 2006.
  1. Fernández F, Burillo G, Rodríguez M, Santana M, Mora M. Unidad de observación de urgencias en la intoxicación aguda grave. Emergencias 1997
  1. Daniel S. American Psychiatric Association. (2013) Alcohol Intoxication, Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  1. Macías W, Burns M, Pratt D. Case 22-2012 – A 34-Year-Old Man with Intractable Vomiting after Ingestion of an Unknown Substance. N Engl J Med. 367:259-268. July 2012.
  1. Schuckit M. Recognition and Management of Withdrawal Delirium (Delirium Tremens). N Engl J Med. 371:2109-2113. November 2014.
  1. Friedmann P. Alcohol Use in Adults. N Engl J Med. 368:365-373. January 2013.
  2. Imagen tomada de: http://oaxacaentrelineas.com/noticias/alerta-la-secretaria-de-salud-del-df-por-la-ingesta-de-alcohol-adulterado/