Razones por las que las personas donan o no donan sangre en Guatemala

Anabella López* Lucrecia Alfaro**, Myriam Juarez***
*Educadora y Promotora de la Donación Voluntaria de Sangre. **Responsable del Componente de Donación Voluntaria de Sangre, ***. Responsable del Programa Nacional de Medicina Transfusional y Bancos de Sangre – PNMTBS –.
Programa de Medicina Transfusional y Bancos de Sangre. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social

Este fue un estudio descriptivo realizado para determinar la percepción que tienen los guatemaltecos sobre la donación voluntaria de sangre. Se utilizaron tres encuestas dirigidas a tres poblaciones diferentes: personas que si donan, personas que no donan (observadoras) y personas que fueron diferidas durante la donación. 518 personas acudieron a las colectas de donación voluntaria, 378(73%) participaron en las encuestas. Encontramos que las personas que donan se sienten motivadas a colaborar con los que necesitan los hemoderivados. Los que fueron diferidos se mostraron decepcionados por no haber logrado pasar el proceso previo a la donación. Los observadores sentían curiosidad por el proceso pero no mostraron disposición para donar, o para aceptar la responsabilidad de que su sangre fuera transfundida.
En Guatemala se ha definido al Donante de Sangre como “toda persona que cede voluntaria, libre y gratuitamente su sangre” (Artículo 7, Decreto 87-97). El acto de donación voluntaria de sangre se convierte entonces en una oportunidad de ayudar a otros que necesitarán los hemoderivados en diferentes circunstancias. La sangre ha sido definida como “un líquido vital” que no puede obtenerse sino a través de la donación de un ser humano, pues aún no se ha descubierto la fórmula secreta de este líquido tan preciado y aunque la ciencia avanza cada segundo, no han logrado a través de tantos años dar el gran paso a: “la sangre artificial”.
Sin embargo, así como sirve para rescatar vidas, la sangre también puede ser el medio por el cual se transmiten enfermedades, hecho que ha sido enfatizado en las últimas décadas por las organizaciones internacionales de salud que han urgido a promover la “donación voluntaria” como única fuente de este producto. En Guatemala es necesario informar, sensibilizar y motivar a la población para que colabore y construya una cultura de donación voluntaria de sangre, es por esto que se consideró importante conocer las razones por las que las personas donan sangre, así como, las razones por las que no donan, que es el objetivo central de este estudio.
Desde hace más de 10 años, el Programa de Medicina Transfusional y Bancos de Sangre del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, ha realizado actividades de promoción, educación y sensibilización para la donación voluntaria de sangre en universidades, iglesias, instituciones públicas y privadas, organizando además, colectas móviles a través de la República.
Podemos decir que la respuesta ha sido positiva en un país que no había recibido educación sobre la donación de sangre y que hasta hoy sigue dependiendo de la donación de reposición. Cada año ha ido aumentando la población donante voluntaria pero la Organización Mundial de la Salud ha establecido como meta el 100 % de donación voluntaria, mientras en Guatemala solamente se ha alcanzado un 7 % en los últimos años.
Esta investigación se realizó con el fin primordial de conocer las razones por las que las personas donan o no donan sangre voluntariamente en Guatemala.
Se tomó como base la población guatemalteca que acude a las colectas de donación voluntaria, utilizando para la realización de dicha investigación encuestas aplicadas a:
1) personas que donan voluntariamente,
2) personas que no donan (observadores), y
3) personas que por diversas razones salen diferidos de la donación.
Para esto, se utilizaron tres encuestas que constaron de cinco preguntas con respuestas abiertas, dando total libertad para que fueran llenadas sin presiones o condicionamientos.
Los resultados de las encuestas sirvieron para obtener un conocimiento más claro de la forma de pensar del guatemalteco ante este nuevo reto en su vida diaria y así poder desarrollar estrategias que ayuden a incrementar la motivación para la donación de sangre voluntaria.
MATERIAL Y METODOS:
Tipo descriptivo, contó con tres encuestas dirigidas a tres tipos de población: personas que si donan, personas que no donan (observadoras) y personas que son diferidas. Dichas encuestas constaron de cinco preguntas, con respuestas abiertas, se tabularon las respuestas una a una. El estudio fue realizado en las diferentes colectas móviles que se llevaron a cabo en el último semestre del 2014 en la ciudad capital por el Programa Nacional de Medicina Transfusional y Bancos de Sangre del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de Guatemala.
Las encuestas fueron dadas a donantes voluntarios al concretar su donación en el momento del refrigerio, a donantes diferidos fueron aplicadas cuando se les notificó que no estaban aptos para donar y entre los observadores se solicitó su colaboración para llenar la encuesta, ya que generalmente eran personas que iban acompañando a donantes.
Para la interpretación y análisis de las mismas, se separó cada pregunta y se elaboró un listado de las respuestas más frecuentes, posteriormente se elaboró una tabla en Excel en la cual se hizo el vaciado de los datos para obtener una gráfica por cada pregunta.

RESULTADOS
221 personas que donaron,  118 personas observadoras, 39 personas diferidas, de ambos sexos y de diferentes edades.  Las encuestas fueron aplicadas en su mayoría a estudiantes de ambos sexos entre 20 y 30 años, de la Universidad de San Carlos de Guatemala de las Facultades de Agronomía, Farmacia y Odontología; en la Universidad Landívar, en la Universidad Rural y en la Secretaria de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia.

PERSONAS VOLUNTARIAS QUE SI DONARON
¿Cómo se siente después de haber donado sangre voluntariamente?
98.64% se manifestaron positivamente, 1.36% se clasificó como otro porque algunos expresaron sentirse mareados

¿Se siente motivado por volver a donar?
98.64% de los donantes encuestados indicó que si volvería a donar, 0.45% indicó que no volvería a donar, 0.45% indicó que tal vez volvería a donar, 0.45% no respondió.

¿Por qué cree usted que es importante donar sangre voluntariamente?
El 100% de los donantes encuestados reconoce lo importante de la donación voluntaria de sangre como un acto de ayuda al prójimo.

¿Cómo considera usted que fue la atención que recibió durante el proceso de donación?
97.74% expreso sentirse satisfecho con la atención recibida. 2.25% indicó que la atención recibida fue regular, mala o muy mala porque notó impericia y mala actitud de los flebotomistas.

¿Qué mejoraría de la donación de sangre?
El 33.48% de los donantes encuestados expresaron que no mejorarían nada. 27.15% se debería mejorar la promoción de la donación voluntaria de sangre. 9.50% se debería mejorar la atención en el proceso de donación.  7.24% debería haber mejoras en el ambiente.  7.24% debería haber más personal.  2.26% debería haber más equipo y material. 1.81% debería mejorar el refrigerio.  11.31% indicaron diversas razones como: dar el tipo de sangre, mejorar el obsequio, hacer más seguido las colectas.

RESULTADOS DE ENCUESTAS A DONANTES DIFERIDOS.
Fueron encuestadas 39 personas que fueron diferidas por diversas razones, las cuales fueron notificadas en el proceso de la entrevista.
¿Le explicaron cuál es el motivo por el que no pudo donar sangre?
El 100% de las personas encuestadas contestaron que sí les explicaron el motivo por el cual no podían donar.  Razones de diferimiento:
43.59% no indicaron el porqué, únicamente indicaron un sí.  28.21% no donó por uso de substancias (medicamentos, marihuana) y enfermedades activas.  15.38% no donó por no tener el peso requerido.  10.26% no donó por presentar hemoglobina baja.  2.56% no donó por presentar desvelo.

¿Cómo se siente emocionalmente por no haber donado sangre el día de hoy?
79.49% indicaron sentirse mal.  20.51% refirieron sentirse bien por no haber donado, para no perjudicar al receptor.

¿Cree usted que están en lo correcto al no permitirle donar sangre el día de hoy?
97.44% si estaban de acuerdo. 2.56% no estuvo de acuerdo, una persona refirió que su orientación sexual diferente no definía su salud.

¿Cambiaría usted alguna conducta actual para ser aceptado como donante?
56.41% estuvieron dispuestos a cambiar las conductas por las que no se le permitió donar sangre como: consumir más hierro, mejorar la alimentación, revisar su hemoglobina, no desvelarse y evitar nuevas perforaciones.    41.03% indicó que fueron diferidos por situaciones relacionadas con su salud, (medicamentos, vacunas,) las cuales no estaban en sus posibilidades cambiar.  2.56% no cambiaría ninguna conducta para ser admitido como donante por su preferencia sexual diferente.

¿Volvería más adelante a realizar el proceso de donación voluntaria de sangre?
97.44% si volvería a realizar el proceso de selección del donante, ya que el centro de donación es accesible.  2.56%, no volvería a realizar el proceso de selección del donante, ya que fue diferido por presentar venas difíciles.

RESULTADOS DE ENCUESTAS DE PERSONAS OBSERVADORAS
118 personas observadoras de las colectas móviles de donación voluntaria de sangre que acudían acompañando a donantes o que se acercaban a ver o preguntar cómo se realizaba el procedimiento.

¿Cuál es el motivo por el cual usted no dona sangre voluntariamente?
36.44% indicó que no donaban por tener una enfermedad activa.  17.80% por diversos temores especialmente a la aguja.  15.25% indicó que no tenían el peso requerido para poder donar.  7.63% por donación reciente.  7.63% otro, es decir no donan por diversos motivos personales entre ellos tener entrenamiento deportivo o falta de tiempo.  5.93% indicó que consumieron alimentos con grasa y lácteos.  3.39 % por consumo de alcohol.  3.39% por falta de documento de identificación.  2.54% indicó que no le llama la atención donar sangre.

¿Usted cree que al donar sangre se corre algún riesgo?
66.10% de la población encuestada indicó que no se corre ningún riesgo, que se debe ser solidario y ayudar a salvar vidas.  33.90% indicó que sí se corren riesgos al donar como: falta de higiene, efectos secundarios, contraer enfermedades, etc.

¿Sabe usted si hay algún beneficio con la donación de sangre?
97.44% indicó que se ayuda a salvar vidas, 2.56% indicó beneficio remunerado

¿Qué haría si usted o un ser querido necesitara una transfusión de sangre?
66.95% indicaron que por un ser querido, donarían inmediatamente.  21.19% buscarían donantes.  8.47% acudirían a un banco de sangre.  3.39% pagarían para que alguien done, o lo dejarían en la mano de Dios.

¿Cree usted que la transfusión de sangre no debe de realizarse y cuál es la razón de esa creencia?
75.42% indicó que la transfusión sí debe de realizarse para ayudar a pacientes que necesitan sangre. 15.25% indicó que no debe de realizarse para evitar riesgos o porque es peligroso. 9.32% no contestaron la pregunta.

ANALISIS
La mayoría de las personas que participaron en el mismo fueron estudiantes de universidades, por lo que fue una población joven con una cultura más amplia, para quienes la donación de sangre es vista como una forma altruista de ayudar al prójimo. Otros países han realizado distintos tipos de investigaciones relacionadas al tema aquí presentado, en la Ciudad de Bogotá, Colombia, se aplicó una encuesta a 52 promotores de la Fundación Hematológica Colombia; donde describen que el sexo femenino realiza la donación por “compromiso social” y no donan por temor a “aumentar de peso”, mientras que el sexo masculino, donan por “beneficio propio” y no donan por “miedo a las agujas”, aunque describen que en general, tanto para hombres como para mujeres, hay aspectos en común frente a la donación voluntaria y altruista de sangre. (1) En el presente estudio realizado en Guatemala se encontró que un 17.80% no dona por temor a la aguja (Fig. 5).
En otro estudio realizado en la Universidad de Talca Chile, se aplicó una encuesta a 487 personas de la comunidad Universitaria para indagar con relación a su percepción referente a algunos aspectos de la donación como: conocimiento, motivaciones, desmotivaciones, mitos asociados a la donación; de los encuestados solo el 14% habían donado y correspondía al grupo de académicos (43.3%). Los estudiantes manifestaron su intención de donar en el futuro (88.1%). El estudio concluyó que “la población Universitaria es un grupo muy deseable para convertirlos en donantes voluntarios; recomienda realizar una adecuada campaña de información y motivación lo que podría transformar a 87.3% de las personas con intención de donar sangre, en donantes voluntarios reales” (2). Con el ejemplo de los adultos, los jóvenes podrían ser motivados para donar más adelante. En Guatemala, la mayoría de donantes fueron estudiantes.
También revisamos una investigación aplicada descriptiva de campo en la Ciudad de Bogotá D.C. para obtener información relacionada con la calidad de la atención que el donante percibe y definir su impacto en la captación de unidades de sangre, con el fin de poder determinar falencias y convertirlas en estrategias de motivación, fortaleciendo la cultura de donación voluntaria y altruista de sangre, además el estudio evidenció que de la calidad con que se atienda a un donante y de su experiencia, dependen 528 vidas, como mínimo según el estudio realizado, esto porque del 100% de los encuestados sólo el 82% de los donantes piensa en volver a donar y el 18% de ellos no lo volvería a hacer (3). Los resultados de esta investigación, tienen similitud con las encuestas realizadas en Guatemala, ya que demuestran que la mayoría de los encuestados se manifestaron positivamente y con deseo de donar sangre en el futuro, indicando que se debe ser solidario ayudando a salvar vidas en un 97.27% y únicamente el 2.73% expresaron sentimientos negativos hacia la donación de sangre, por lo que se debería realizar una planificación de las acciones de educación, información y motivación, para que quienes han donado lo vuelvan a hacer, convirtiéndolo en un acto habitual.
Aunque en el estudio realizado en Guatemala, el porcentaje de los encuestados que tiene una reacción negativa a la donación pareciera ser mínimo, si se compara al grupo que está en edad de donar en el país, resulta ser una población más grande. Es importante que los esfuerzos apunten a tener en cuenta a la población de personas que aún se niegan a donar, para atender las necesidades inmediatas de sangre y de sus componentes, pero no se puede descuidar el trabajo educativo con grupos jóvenes, porque en la medida en que se cuente con una población más educada se podrá lograr que la donación de sangre sea percibida como una responsabilidad social del ciudadano, y que en el futuro se cree una cultura de donación voluntaria de sangre; por lo que se requerirá desarrollar una campaña institucional masiva y sistemática de la donación dirigida a grupos jóvenes de la población, para darles a conocer que la terapia transfusional no puede ser sustituida, además, es necesario considerar que la donación de sangre no debe de estar vinculada a situaciones de tragedia o de emergencia, sino que debe ser un acto cotidiano y habitual en nuestras vidas. La sangre es el regalo más valioso que podemos ofrecer a otra persona: el regalo de la vida, la decisión de donar sangre puede salvar una vida, o incluso varias si la sangre se separa por componentes, que pueden ser utilizados individualmente para pacientes con enfermedades específicas (7).      El Departamento de Quiché, ha mostrado un importante avance en la promoción de la donación voluntaria de sangre, tiene una población mayoritariamente indígena, que fue muy golpeada durante el conflicto armado interno. En cuanto a la donación de sangre tenían resistencia a colaborar, por lo que se recibía en los hospitales una donación escasa, de reposición, o los pacientes tenían que remunerar para obtenerla. De acuerdo a la Licda. Alejandrina Campos, desde el año 2006, se logró la apertura de las comunidades para trabajar educando en el tema, a la fecha se realiza una importante labor educativa constante de sensibilización sobre la Donación Voluntaria de Sangre, que inició educando a niños en edad escolar especialmente de 4to., 5to. y 6to. Primaria, a través de un taller titulado “Se un Héroe y dona sangre para salvar vidas”; en el año 2013 se atendieron a 235 donantes y el año 2014 a 272 donantes voluntarios; éstos esfuerzos realizados en el Departamento de Quiché deben ser un modelo a implementar a nivel nacional para que los cambios permanezcan y se fortalezcan en transcurso de los años (8). La Organización Panamericana de la Salud (OPS), considera que es esencial brindar a los Programas Nacionales de Sangre recursos que les permitan el desarrollo de programas apropiados de educación, captación y selección de donantes de sangre (4). En el estudio realizado en Guatemala, los encuestados indicaron estar dispuestos a cambiar las conductas que no les permitieron donar sangre como: consumir alimentos con grasa y lácteos, perforaciones y actividades de riesgo etc. En general se puede percibir que hay buena disposición de la mayoría de encuestados en participar nuevamente en el proceso de donación, lo cual permitiría lograr que la donación sea habitual.
Las personas consideran que se corren riesgos al donar sangre, a pesar de que se hace labor de promoción antes de las colectas y se les da información del material que se utiliza, sin embargo, siguen desconfiando. Por lo que es importante seguir trabajando en la educación, también es necesario realizar invitaciones a los donantes que se tienen en base de datos, para que acudan a donar.
Las personas que fueron diferidas expresaron sentirse deprimidas por no poder donar, ya que sí tenían la intención de colaborar y en general es mínimo el porcentaje de encuestados que tiene una reacción negativa en el tema de la donación. Entre las negativas, se encontró una persona con orientación sexual diferente, que expresó que “su preferencia sexual no definía su salud”. Recientemente fue publicado un acuerdo en noviembre 2014, de la Asociación Americana de Bancos de Sangre (AABB), el Centro de Sangre de los Estados Unidos y la Cruz Roja Americana, en la que emitieron una declaración conjunta dirigida al Departamento del Comité Asesor de Servicios de Salud Humana Seguridad y Disponibilidad de Sangre y Tejidos, con respecto a los criterios de exclusión para los hombres que han tenido sexo con hombres (HSH), en la que recomiendan que: la FDA enmiende la actual política de diferimiento indefinido por una política de diferimiento de 12 meses a los hombres que han tenido sexo con hombres. Esto se basa en el argumento de que la política de diferimiento indefinido de los HSH es médica y científicamente injustificada, a la vez que argumenta que todos los potenciales donantes de sangre deben ser tratados con justicia, equidad y respeto (5). La declaración de Derechos Humanos (1948) determinó que todos los seres humanos tienen los mismos derechos, “sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole” (6). Por lo tanto deberá orientarse y capacitarse al personal de salud que colabora en los bancos de sangre para que eviten diferir o rechazar a las personas con orientación sexual diferente exceptuando casos en los que se establezca actividades de riesgo.
Entre los encuestados que no donaron hubo un porcentaje bastante alto de personas que expresaron sentirse sensibilizados en el tema de la donación voluntaria de sangre, los temores deberán ser desvirtuados mediante educación. Si están seguros que no se corre ningún riesgo, probablemente no se negarán a donar sangre.
El estudio se realizó con una población cautiva, que desde hace unos años se ha trabajado en el tema de la donación voluntaria, la sensibilización que se realiza antes de las colectas ha dado frutos, ya que cada año han ido aumentado las donaciones. Encuestas como estas se deberán de hacer en los grupos poblacionales donde se realizan colectas móviles para conocer las actitudes de los demás guatemaltecos.

sangre5

BIBLIOGRAFIA
1. Cruz Bermúdez H F, et al. Aspectos socioculturales relacionados con la donación voluntaria de sangre descrito por promotores de la donación de un banco de sangre de la ciudad de Bogotá, Colombia. Rev. Méd. Risaralda 2013; 19 (1): 10-13.
2. Vásquez M, Ibarra P, y Maldonado M. Conocimientos y actitudes hacia la donación de sangre en una población universitaria de Chile. Rev. Panam Salud Publica/Pan Am J Public Health 22(5), 2007.
3. Pedraza Aguazado J C, Calidad en la atención al donante de sangre y su impacto en la captación de unidades. Tesis de Post grado, Facultad de Ingeniería, Universidad Militar Nueva Granada, Bogotá 2014.
4. Organización Panamericana de la Salud, Elegibilidad para la donación de sangre: Recomendaciones para la educación y la Selección de Donantes Potenciales de Sangre. Washington, D.C. OPS 2009, Disponible en: http://publications.paho.org
5. Joint Statement on ACBTSA Recommendation to Change MSM Deferral Policy AABB Advancing Transfusion Cellular Therapies Worldwide, Americas Blood Centers, American Red Cross, November 2014. Disponible en: www.aabb.org/advocacy/statements/Pages/statement141114.aspx
6. Declaración Universal de Derechos Humanos, Naciones Unidas, Sexagésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, Sección de Servicios de Internet Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas. Disponible en: www.un.org/es/documents/udhr/
7. Reportajes: Pregunta al experto. ¿Por qué es importante donar sangre? Página Web de Organización Mundial de la Salud, 13 Junio 2013. Disponible en: www.who.int/features/qa/61/es/
8. Comunicación vía telefónica con la Licda. Alejandrina Campos. Jefe de Banco de Sangre, Hospital Nacional de Santa Elena, Santa Cruz El Quiché.

Imagenes:
http://centrodesangre.cl/wp-content/uploads/2013/06/Sin-t%C3%ADtulo-1.jpg

http://todasfrases.com/wp-content/uploads/2015/05/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *