Complicaciones Neurológicas de la Cirugía Bariátrica

Dr. Juan Fernando Vásquez
Medicina interna y Neurología
Hospital Roosevelt

Según datos de la OMS en el 2008 1,400 millones de adultos tenían sobrepeso y dentro de este grupo mas de 200 millones de hombres y 300 millones de mujeres eran obesos. Con el aumento de la prevalencia de obesidad a aumentado el número de pacientes que se somete a cirugía bariátrica. Anteriormente los procedimientos quirúrgicos generaban síndromes de malabsorción con consecuencias metabólicas serias, por lo que fueron abandonados; y actualmente existen procedimientos que disminuyen el riesgo de presentar complicaciones nutricionales sin embargo no están exentos de ello.

Las complicaciones neurológicas se deben a deficiencias nutricionales siendo las más importantes la deficiencia de vitamina B12, tiamina, niacina, piridoxina, folatos, vitamina E, cobre y vitamina D.
Las complicaciones se pueden presentar en el sistema nervioso central como periférico. Con cuadros de encefalopatía, neuropatía óptica, mielopatía, mieloneuropatía, poliradiculoneuropatía, polineuropatía y mononeuropatía.

Según las manifestaciones clínicas se debe sospechar el tipo de deficiencia, por ejemplo si un paciente presenta encefalopatía, se debe sospechar de deficiencia de tiamina y vitamina B12; cuando la forma de presentación es mielopatía debemos pensar en deficiencia de vitamina B12 y cobre; poliradiculopatía en deficiencia de tiamina; finalmente si el cuadro de presentación es neuropatía se debe sospechar deficiencia de vitamina B12, tiamina, cobre, vitamina E.

La deficiencia de tiamina según la Sociedad Europea de Sociedades Neurológicas se presenta con ataxia, alteración del estado mental, anomalías oculares, y factor de riesgo (ej. Alcoholismo, ayuno, desnutrición, cirugía bariátrica) se sospecha si presenta dos de cuatro criterios. Los pacientes con mayor riesgo son los que pierden peso rápidamente, la presencia de vómitos, que reciben inadecuada suplementación de tiamina o administración de glucosa sin tiamina previa. Los síntomas se pueden presentar tardíamente hasta 4 a 6 semanas posterior a la cirugía.

La deficiencia de vitamina B12 se presenta con síntomas de sistema nervioso central y periférico con encefalopatía, mielopatía y neuropatía periférica. Las manifestaciones clínicas se pueden presentar incluso, varios años después de la cirugía bariátrica. Si no se administra suplemento con vitamina B12, las reservas pueden durar de 2 a 5 años, pudiendo por esta razón presentarse los síntomas tardíamente. El diagnostico se hace con medición de niveles de vitamina B12, homocisteína y si presenta mielopatía con resonancia de cordón espinal que evidencia afección de cordones posteriores y laterales (degeneración subaguda combinada).

La deficiencia de cobre se presenta como mielopatía, neuropatía periférica o ambas. Los síntomas al igual que la deficiencia de B12 se pueden presentar hasta varios años después del procedimiento quirúrgico y frecuentemente coexiste deficiencia de B12 y cobre.

En algunos casos, los síntomas se presentan agudamente simulando otras patologías, como en el paciente post-cirugía bariátrica con cuadros de poliradiculoneuropatía secundaria a deficiencia de tiamina, que simula síndrome de Guillaín-Barré.

La deficiencia de vitamina E se presenta como síndrome espinocerebelar con o sin afección de nervio periférico. Se confirma con niveles de vitamina E bajos o indetectables y si presenta signos de mielopatía con Resonancia Magnética de cordón espinal cervical con aumento de señal de cordones posteriores, sin embargo este dato también se puede presentar en otras patologías.

La deficiencia de vitamina D, se manifiesta con miopatía proximal, con mayor afección de musculatura pélvica y de muslos, y con menor afección de miembros superiores.

Es importante la prevención, el diagnostico adecuado y el tratamiento temprano de las complicaciones neurológicas. Se debe realizar una evaluación nutricional adecuada para detectar pacientes en riesgo, suplementar nutricionalmente a los pacientes en el periodo postoperatorio y posteriormente el seguimiento periódico cada 3 a 6 meses posterior a la cirugía con un adecuado examen neurológico que incluye evaluación de funciones cognitivas, búsqueda de síntomas y signos de mielopatía, neuropatía y controles periódicos de laboratorios que incluyan hematología, electrolitos, glucosa, niveles de hierro, vitamina B12, PTH, pruebas de función hepática, y en casos selectos niveles de cobre, zinc, tiamina. Al detectar algún síndrome debido a alguna deficiencia de vitaminas se debe suplementar adecuadamente según los protocolos estandarizados.

Referencias Bibliográficas:

  1. www.WHOint/mediacentre/factsheet/fs311/es OMS.Nota descriptiva numero 311. Obesidad.
  2. Mechanick JJ. Et al. Guidelines for clinical practice for the perioperative nutritional, metabolic and nonsurgical support of the bariatric surgery. 2013 update Endocr Pract 2013;(suppl 1) s1-s27
  3. Juhash-Pocsine K, et al. Neurologic complication of gastric bypass suegery for morbid obesity. Neurology 2007;68(21)1843-1850.
  4. Kumar, N. Neurologic complications of Bariatric Surgery. Continuum Life Long Neurol. 2014;20(3)580-597.
  5. Galvin R. et al. EFNS guidelines for diagnosis, therapy and prevention of Wernicke encephalopathy. European Journal of Neurology. 2010. 17: 1408–1418
  6. Merola J. at lost. Wernicke síndrome in by-pass surgery. New England Journal of Medicine.2012.367;1.

Imágen tomada de:

neurologia_y_neurocirugia_en_leon

http://arandadelaparra.com.mx/images/Images/neurologia_y_neurocirugia_en_leon.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *