Medicina Interna y Semiología Médica

Dr. Gustavo Oliva
Médico Internista
Hospital General de Enfermedades, IGSS
Editor Asociado, Revista de Medicina Interna de Guatemala

El pasado 31 de octubre celebramos “El día del Internista”, fecha que conmemora el que hacer de la medicina interna en Guatemala, coincidiendo con el aniversario trigésimo noveno de la fundación de la Asociación de Medicina Interna en nuestro país. Una nueva generación de internista está lista para iniciar su formación en los distintos hospitales escuela, deben saber definir al internista y tener las bases suficientes para llegar a dominar el arte de la medicina en la práctica diaria tomando decisiones, rastreando síntomas y signos clínicos para plantear un plan terapéutico seguro y eficaz en combinación con los conocimientos médicos y la intuición, experiencia y juicio cognitivo.

El Médico de Nuestros Días
“Ningún ser humano tiene mayores oportunidades, no contrae tantas responsabilidades y obligaciones como el médico, quien necesita grandes dosis de capacidad técnica, conocimientos científicos y comprensión de los aspectos humanos. Se da por sentado que posee tacto, empatía y comprensión, ya que el paciente es algo más que un cúmulo de síntomas, signos, trastornos funcionales, daño de órganos y perturbación de emociones. El enfermo es un ser humano que tiene temores, alberga esperanzas y por ello busca alivio, ayuda y consuelo”, Harrison´s Principles of Internal Medicine, 1950
La práctica de la medicina interna ha cambiado en forma significativa desde que apareció en 1950, coincidiendo con la primera publicación de uno de los libros de texto esenciales para nuestro aprendizaje, como lo es “los principios de medicina interna de Harrison”. Las consecuencias insospechadas del arribo de la biología molecular (establecimiento de la secuencia del genoma humano), las técnicas complejas de imagenología, permiten llegar a las partes más recónditas de la célula, abriendo una ventana a los puntos más recónditos del organismo. Así también los progresos en bioinformática y tecnología de la información, han cambiado fundamentalmente la manera en que los médicos definen, diagnostican, tratan y evitan las enfermedades; sin embargo resalto que la sola aplicación de las técnicas de laboratorio y el empleo de las últimas modalidades terapéuticas no bastan para formar a un buen médico, por lo que la integración de la ciencia y el arte de la medicina son el pilar fundamental para que la tecnología con bases científicas y el razonamiento deductivo nos ayuden a solucionar los problemas clínicos.
El texto de Semiología Médica y Técnica Exploratoria, de J. Surós, define a la semiología como el tratado de los signos o semiótica, como la parte de la patología general que se ocupa del estudio de los signos y síntomas de las enfermedades.
De cara a la era de la informática y las comunicaciones y la basta oferta de métodos de diagnóstico, veámoslas como un medio de mejorar la eficiencia de la aplicación del arte médico a un número creciente de pacientes (Surós).
En Febrero del presente año la revista de Nueva Inglaterra publica los aspectos fundamentales de la auscultación pulmonar y nos recuerda la importancia de la misma, remontándonos a la época de Hipócrates. En 1816 con la invención del estetoscopio, por René Laënnec, la auscultación se diseminó como una práctica conveniente e higiénica. Durante la segunda mitad del siglo XX, los avances tecnológicos en estudios de imágenes, como la ultrasonografía, la tomografía computarizada y la resonancia magnética, cambiaron el interés de la auscultación pulmonar por el de los estudios de imágenes, debido a la exactitud con que sin precedentes, detectan las enfermedades pulmonares. Describe también que las nuevas técnicas asistidas por computadora, permiten grabar con precisión y analizar los sonidos pulmonares y de esta forma correlacionar los índices acústicos con las mediciones de la mecánica pulmonar. En la actualidad ésta innovación es de poco uso, pero ha incrementado nuestro conocimiento de los mecanismos acústicos y a su vez ha incrementado del uso de la práctica de la auscultación clínica.

tabla blog Gustavo OlivaInvito al lector a revisar la publicación original para detalle de la acústica y las formas de ondas de los sonidos pulmonares, tanto los normales traqueales y pulmonares; como los sonidos anormales musicales, no musicales y los mixtos.

Conclusión
La auscultación pulmonar sigue siendo una parte esencial del examen físico. No hay otro procedimiento clínico que se correlacione con la información relevante que del sistema respiratorio brinda la auscultación, ya que es rápida, fácil y universalmente disponible. Requiere poca colaboración de parte del paciente, es rentable y se puede repetir cuantas veces sea necesario.
Es desarrollo de dispositivos acústicos para utilizarse al lado de la cama, ejemplificados por estetoscopios electrónicos combinados con grabadoras de datos, talvez en la forma de teléfonos inteligentes con aplicaciones informáticas, pueden ser la alternativa para grabar, analizar y almacenar los sonidos pulmonares , al igual que cualquier otra información clínica se mide y almacena. Esta tecnología hará posible el seguimiento de los sonidos pulmonares, mejorando la utilidad de la auscultación, misma que no es un dato de laboratorio, sino un componente del examen físico y su utilidad depende de su apropiada correlación con la información clínica disponible.

Para hacer una remembranza clínica y recordando que el pasado 12 de noviembre se celebró el día mundial contra la neumonía, la revista de Nueva Inglaterra publicó el 23 de octubre de este año un artículo de revisión que sugiero el ávido lector pueda revisar en el link http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMra1312885 . La neumonía reconocida como una de las mayores causas de muerte, su estudio inició en las postrimerías de 1800, ayudando a definir muchos de los avances en materia de la microbiología moderna. A pesar de estos datos y de la evolución de la terapia antimicrobiana, permanece como una causa importante de complicaciones y mortalidad. La neumonía adquirida en la comunidad es un síndrome en el que la infección aguda pulmonar se desarrolla en personas que no han tenido hospitalizaciones recientes y no se han expuesto al sistema de salud.

Bibliografía
1. Fauci AS, et al, Principios de Medicina Interna de Harrison, McGraw Hill, 17 edición, McGraw Hill, 2009.
2. Surós J, et al, Semiología Médica y Técnica Exploratoria, Salvar, 6ta edición, 1978.
3. Bohadana, A, et al, Fundamentals of lung auscultation. NEJM 370;8 744-751, 2014.
4. Musher DM, et al, Community-Acquired Pneumonia. NEJM 371;17, 1619-1628, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *