¿Cómo llegará el Ébola a Guatemala?

Dr. Estuardo Tercero Muxi
Médico Internista-Infectologo
Editor Asociado Revista de Medicina Interna de Guatemala

Liberia y Sierra Leona, los dos países más afectados hoy por el Ébola tienen condiciones muy particulares. Ambos países tienen un tamaño bastante similar a Guatemala, pero con una población mucho menor. En su gran mayoría sus habitantes se dedican al cultivo de la tierra como principal forma de vida. Son países muy pobres, con un PIB per cápita de menos de 330 dólares, que comparado con el de Guatemala de un poco más de 3,000 dólares, nos da una idea de lo precaria que debe ser la situación económica allá. Además han sido azotados por múltiples guerras internas y golpes de Estado en los últimos años.
Para viajar a Guatemala desde estos lugares, forzosamente hay que pasar por Europa con escala en Casablanca. Estos viajes por líneas aéreas convencionales toman cerca de un día. Luego el pasajero deberá dirigirse a Estados Unidos y por último, de allí tomar algún vuelo hacia Guatemala. Esto tomará en promedio unos dos o tres días desde Monrovia a Guatemala a un costo aproximado de 3,000 dólares. Por lo tanto esperar que un ciudadano que vive en los cinturones de pobreza o aldeas de Sierra Leona o Liberia intente tomar un avión con destino final Guatemala ya suena cuesta arriba. Pero lo podrían hacer los misioneros, médicos y personal militar o de Naciones Unidas que allí trabajan. Efectivamente, pero hoy en día estos personajes están sensibilizados a la enfermedad y sujetos a controles por parte de las instituciones para las que trabajan.
Además para llegar a Guatemala un paciente infectado por Ébola deberá pasar los filtros de Europa y Estados Unidos y por último el nuestro, en el Aeropuerto Internacional La Aurora.
A manera de ciencia ficción, les comparto un relato novelesco, con otra posibilidad, que podría también ser una vía de entrada a Guatemala. Nuestro Personaje se llama John Kamara de Liberia, y traerá a nuestro país el Ébola de una forma poco convencional.

John Kamara nació en Monrovia en 1990, a sus 24 años, hastiado de la situación precaria y de las guerras civiles, en una de las cuales había sido asesinado su padre hecho que obligó a su progenitora a dedicarse a oficios sexuales para mantener a cuatro hijos, decidió juntar lo que tenía y migrar para el norte de África. Atravesó Sierra Leona trabajando y a veces robando, con el poco dinero que obtuvo consiguió cruzar el estrecho de Gibraltar y por fin llegó como indocumentado a España. Trabajó por algún tiempo en la campiña española, lo suficiente para ahorrar y conseguir un carguero que lo puso en Las Palmas Gran Canaria, en donde logró con la ayuda de un comerciante de ilegales a trabajar en un Hotel turístico a orillas de la playa. Todas las mañanas miraba al horizonte al amanecer y se recordaba de los amaneceres en Monrovia. El sol era el mismo, el mar también, pero en su tierra la pobreza y las miserias de su vecindario hacían que la belleza natural del mar se mezclara con las agonías de la población. Fue allí en Canarias donde se enteró que una epidemia había empezado en Monrovia. Una rara enfermedad de la cual los ancianos hablaban tiempo atrás y solían decir que aquellos que contraen la extraña fiebre hemorrágica morían poco tiempo después. Era usual, decían los viejos, que toda la familia muriera de fiebre y hemorragias también.

Luego de un tiempo juntó dinero suficiente para pagar un avión que lo llevaría a Santo Domingo y Panamá. De allí con el pasaporte falso, que había pagado al traficante en España, llegaría a Guatemala en donde trabajaría para lograr la meta final que era México y Estados Unidos. Muchos ya habían logrado ese recorrido, entre ellos su primo Sissoco que ahora era taxista en Boston.

Un día antes de abordar el avión a Santo Domingo, fue llevado por su contacto a una casa apartada de la ciudad. Allí le entregaron su pasaporte falso. Le dijeron que no había de qué preocuparse que ese pasaporte no requería de visa en América Latina, que entraría como “Pedro en su casa”, pero que no le serviría para Estados Unidos pues los Norteamericanos tenían sistemas para detectar que el documento era falso. Por lo tanto en Guatemala debería pagar un Coyote y estos le llevarían a Texas.

Esa noche, durmió en una habitación compartida por otros ilegales que recién acababan de llegar. Uno de ellos fue Onkoro Mbaye, provenía de Bo, Sierra Leona. Onkoro había hecho el viaje de polizón en barco y el viaje no le había sentado bien, vomitaba y tenía fiebre. El día que se despidió de Onkoro lo notó muy mal y rogó a sus guardianes que le buscaran un curandero. Al despedirse noto que le sangraban las encillas y tuvo el sentimiento que Onkoro jamás saldría de allí con vida.
John Kamara fue llevado al aeropuerto y horas después estaba volando hacia Santo Domingo. A las ocho de la noche estaba en camino a Panamá en donde esperó la madrugada y por fin abordó el vuelo de Copa a Guatemala. Allí estaría un Coyote esperándole para llevarlo a un escondite y luego hacer el viaje por tierra a México. Le habían advertido que las autoridades de Guatemala eran muy quisquillosas y suspicaces por lo que debía tener cuidado al responder preguntas. Se sorprendió de su suerte, luego de aterrizar en Guatemala logró estar fuera del aeropuerto La Aurora esperando al Coyote de nombre Casimiro Ramírez, a quién identificó de inmediato por estar vestido de negro total como le habían dicho.

Del aeropuerto fue llevado cerca de Villa Nueva a una casa con un sótano, en donde compartió el albergue con otros cuatro sujetos con los que no pudo comunicarse más que en señas pues hablaban idiomas extraños para él. Allí le empezó la fiebre y náusea. Pagó al coyote el monto acordado para su viaje al norte, y un poco más, con la esperanza de un mejor trato pero nada cambió en las condiciones de aquel sótano. Debían esperar cuatro mojados más que llegarían en los siguientes días y así todos podrían partir en bus hacia México. Mientras tanto la fiebre empeoró, ya no pudo ni siquiera tomar del café amargo y quemado que le daban. Al cuarto día estaba muy mal, la fiebre no cedía, tenía diarrea y vómitos. Sus compañeros de escondite le pidieron al coyote que lo sacara de allí, que los iba a enfermar a todos!.

Fue llevado con un médico quien diagnosticó tifoidea, le inyectó algo y le dio unas pastillas, pero su cuadro lejos de mejorar era peor y no dejaba de vomitar. Asustado el coyote le dijo: te llevo a un hospital, si no vas a morir. John le entregó el poco dinero que le quedaba y sus documentos al coyote. Minutos después estaba en un taxi camino a un hospital estatal. A su arribo fue visto por los médicos de emergencia, notaron fiebre, sangrado en piel y mucosas. Su estado de conciencia se había deteriorado y minutos después de su ingreso John Kamara falleció. Jonh no llevaba ninguna identificación por lo que nunca supieron su nombre real. El diagnóstico de defunción consignado en el expediente fue: paciente XX masculino, causa de defunción: Dengue Hemorrágico.

Fuentes de inspiración y datos:
1. http://es.wikipedia.org/wiki/Liberia
2. Detenido en Barcelona el cabecilla de una organización internacional dedicada al tráfico ilegal de inmigrantes pakistaníes http://www.policia.es/prensa/20130409_1.html
3. Tráfico de ilegales de India se da a través de Guatemala http://foro.univision.com/t5/Guatemala/Trafico-de-ilegales-de-India-se-da-a-traves-de/td-p/40870.2887
4. Tres guatemaltecos detenidos en El Salvador por tráfico ilegal de personas, http://www.lanacion.com.gt/tres-guatemaltecos-detenidos-en-el-salvador-por-trafico-ilegal-de-personas/
5. Imagen tomada de: http://www.globalresearch.ca/wp-content/uploads/2014/08/ebola_micrograph_virus-afrique.jpg

One thought on “¿Cómo llegará el Ébola a Guatemala?

  1. Una excelente analogía de lo que podría suceder en el mundo real, cuando los servicios de salud luchan día a día por mantener el alerta ante las múltiples enfermedades infecciosas, para las cuales debemos estar preparados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *